Potito, Tomatito y Joselito en Neuquén 

De la riqueza musical, el cante y el baile, llegan exponentes talentosos que recorren el mundo junto a las más afamadas figuras españolas. El quinteto de Tomatito, traerá el viernes a Neuquén a la "flor y nata" de la nueva generación flamenca: Potito (cante), Joselito (bailaor), Parrilla (violín), Porrina (percusión).

NEUQUEN (AN).- Un quinteto brillante, una de esas pulidas joyas de la España caliente, gitana y sensual, ardiendo en flamenco. Verdaderas llamaradas el viernes, porque llega a Neuquén lo mejor, del cante, el baile, el "instrumental" flamenco, con la guitarra de Tomatito -se descuenta- y hasta otros lujos como violín excepcional y percusión "de aquellas".

Correrá sangre, por las venas. Será un hervor, desde las 21.30, en el cine Español de Neuquén. Las entradas se venden en esa sala ubicada en avenida Argentina casi Alberdi.

A José Fernández Torres "Tomatito", una viola acunada en los tablaos y al lado de Camarón de la Isla, se lo gozó a pleno el año pasado. Entonces se lo amó en vivo, subyuga, envuelve en magia. Ahora llegará con Ramón Porrina en percusión, Bernardo Parrilla en violín, Joselito Fernández percusión y bailaor y Antonio Vargas Cortes "El Potito" cantaor y guitarrista.

"El Potito" es sevillano de padres gitanos y artistas bailaores. Casi todos los grandes del cante atesoran un pasado de niños precoces. Antoñito coqueteó con el flamenco desde la infancia "en lo más hondo del "quejo", asombrando a los seis años, cantando y tocando la guitarra en los barcos que paseaban por el Guadalquivir. Su trayectoria es fulgurante. Ha "revolucionado el mundo del cante puro", dicen en España. Se cuenta que Camarón de la Isla derramó lágrimas la primera vez que lo oyó cantar, no pudiendo evitar sentarlo en sus rodillas para oirlo más de cerca y deleitarse con él. O Rocío Jurado que lo define como "el nuevo hijo del cante". Tiene 24 años y cuatro discos. Participó en el recital de Nuevos Flamencos del New Music Seminar (Nueva York), mientras sigue el éxito de su reciente compacto "El último cantaor".

Otro sevillano es Joselito Fernández, bailaor nacido de padres cantaores. Precisamente junto a "La familia Fernández" (la suya) forma parte de los más afamados festivales flamencos de su país, de Europa y Oriente. Su espectáculo "Flamenco y Kathak" fue aclamado por la reina Sofía y en su momento Indira Ghandi en India. Siempre suele andar junto a Paco de Lucía o con la compañía de Paco Moyano, en algún momento estuvo con Camarón, con Enrique Morente y el legendario baterista de jazz americano Max Roach con un espectáculo en la Bienal de Arte Flamenco Ciudad de Sevilla.

Con la obra "Sueño con mi guitarra" y acompañado de extraordinaria crítica inició un gira que lo llevó hasta Estambul. La suya es considerada una danza "netamente flamenca, adornada con su mágica figura y baile de belleza máxima".

Otro que se "las trae" es Ramón Porrina a pura percusión, es hijo del cantaor Ramón el Portugués y nieto de Porrina de Badajoz, glorias del flamenco. También de las huestes de Camarón y de Lucía, actuó con el magnífico Joaquín Cortés, Antonio Canales, Duquende, su sonido "basado en la percusión flamenca, tiene tintes con sabores latinos".

Por cierto que el violín de Bernardo Parrilla, nacido en Jerez de la Frontera con toda su familia de músicos, tiene estudios en conservatorios y a la par mantiene la distinguida tradición y el espíritu gitano y flamenco. Es la "flor y nata" de la nueva generación flamenca, formando parte de la compañía de Joaquín Cortés con su gira mundial "Pasión gitana" desde 1996 hasta 1998.

De España, el Quinteto de Tomatito reúne magníficos exponentes. Para no perdérselos.


Comentarios


Potito, Tomatito y Joselito en Neuquén