Premio al hallazgo de un “material maravilloso”

Lo lograron dos científicos de origen ruso que trabajan en Gran Bretaña.

ESTOCOLMO/BERLÍN- Un rollo de cinta adhesiva les ayudó a los físicos Andre Geim y Konstantin Novoselov a obtener el Premio Nobel de Física 2010: con cinta adhesiva común, estos investigadores fabricaron el material más delgado y duro producido en la Tierra. Este “material maravilloso” denominado grafeno se encuentra en prácticamente todos los hogares: miles de millones de capas de este material superpuestas forman el grafito de las minas de los lápices. “Impactado” por la noticia de su Nobel, Novoselov, de 36 años, uno de los galardonados más jóvenes de estos premios, se abstuvo de comentar la noticia. En cambio, su colega dijo a la televisión sueca que la noticia del premio no le hizo cambiar sus planes para el resto del día. “Me voy al trabajo. Mis planes no cambian”, dijo Geim, de 51 años. El mérito de Geim y Novoselov fue aislar una única capa de grafeno. Para ello separaban con ayuda de la cinta adhesiva delgadas capas de grafito y reiteraron este procedimiento tantas veces hasta obtener una capa de un solo átomo. El grafeno está formado por una capa de átomos de carbono, dispuestos como en una tela metálica y es estable como no lo es otro material en el mundo. “Es 100 veces más fuerte que el acero”, dijo Per Delsing, del Comité Nobel. Y es muy liviano: “Un metro cuadrado sólo pesa una milésima de gramo”, explicó el presidente de la Sociedad Física Alemana, Wolfgang Sandner. El material es además muy elástico y conduce muy bien el calor y la electricidad. El gigante informático IBM construyó un transistor de grafeno, un interruptor electrónico, que se puede encender y apagar 100.000 millones de veces por segundo. Con esta frecuencia de conmutación de 100 gigahertz, el transistor supera en al menos diez veces al mejor modelo fabricado con silicio. Se discuten cientos de posibles aplicaciones del material, entre ellas vidrios de ventanas inteligentes, que regulen la radiación solar, pantallas sensibles al tacto ultradelgadas, diodos de luz enrollables y nuevas capas para celdas solares. La red del tamaño de un átomo es tan densa, que no deja pasar ni siquiera a la molécula de gas más pequeña conocida: el helio. Además, este “material maravilloso” tiene una propiedad, que la diferencia de casi todo lo existente en el mundo: carece de una tercera dimensión. “Todo lo que nos rodea tiene largo, ancho y alto”, explicó Geim. Al grafeno le falta el espesor, formado por un solo átomo. La historia del descubrimiento del grafeno es tan curiosa como el material mismo. Todo comenzó como un juego, relató una vez Novoselov, colaborador de Geim. En la Universidad de Manchester, donde trabajan estos dos físicos de origen ruso, tienen la costumbre de destinar una pequeña parte de su tiempo de trabajo a experimentos “locos”, por diversión. Así surgió la idea de extraer capas del espesor de un átomo del grafito de un lápiz con ayuda de la cinta adhesiva. (DPA/AFP)

Los físicos Andre Geim y Konstantin Novoselov, ganadores del Premio Nobel de Física 2010.

AP

Nobel de física


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios