Preocupa la situación sanitaria en El Bolsón

De letrinas inundadas rebalsó materia fecal. Se han detectado casos de diarrea en niños.



Los evacuados son la población de mayor riesgo en cuanto a la posibili-dad de enfermeda-des derivadas de las inundacio-nes.
EL BOLSON (AEB)- La preocupación ya no es la inundación. Ahora, todos los ojos están puestos en la prevención de las llamadas "enfermedades oportunistas" que pueden llegar a aparecer, luego del temporal que afectó a El Bolsón. Por ello, los organismos afectados a la catástrofe, están realizando profundas tareas de desinfección, principalmente en las escuelas donde se recibió a los evacuados. Aún permanecen unas 300 personas sin retornar a sus hogares.

En una reunión realizada ayer de la que participaron Defensa Civil, la coordinación de Medio Ambiente Municipal, el Hospital local y otros organismos, se hizo hincapié en el tema sanitario. Por ello se resolvió reubicar al grueso de los evacuados en el gimnasio polideportivo, liberando a las escuelas que deben recomenzar sus clases el lunes próximo.

"Se utilizó el camión de bomberos con agua y lavandina para desinfectar el gimnasio que, durante todos estos días, fue uno de los lugares que más evacuados tuvo" explicó Paola Negrón, coordinadora municipal de Medio Ambiente.

La preocupación está centrada en el "día después" con la aparición de enfermedades llamadas "oportunistas". Ya hay referencias sobre un caso de hepatitis, que se habría registrado en un centro de evacuación, pero esto no fue confirmado por el hospital local.

Sí se han detectado casos de diarreas en niños. Un padre del barrio Usina contó que a su hijo, de dos años, hubo que internarlo "porque comió barro y comenzó a vomitar un líquido verde. Tuvo convulsiones, pero ahora está mejor".

Un hecho que debe destacarse es que, en la mayoría de los lugares donde pasó el agua, existen letrinas que desbordaron, esparciendo materia fecal en los alrededores. Esto, ante la salida del sol representa un riesgo grave para la salud de la población.

Los organismos indicaron que no se cuenta con la capacidad para resolver casos particulares de desinfección, por eso es que se va a entregar lavandina a los vecinos, a través de las juntas vecinales, para que cada uno lo haga en su domicilio.

Sólo en casos excepcionales (enfermos, ancianos, discapacitados) se harán las tareas desde el ámbito oficial.

También preocupa la proliferación de roedores, que se han movilizado huyendo de la inundación. En uno de los centros de evacuados se detectaron ratas, lo que provocó la alarma por posibles contagios de hantavirus y obligó a la relocalización de las personas.

Confirman dos casos de "hanta" en Chubut

El director del Hospital de Lago Puelo, Dante Gherzi comunicó a "Río Negro" la existencia de dos casos confirmados de hantavirus en la región, aunque aclaró que "el de esta localidad ya se encuentra de alta médica desde hace varios días. Aún permanece internado un paciente de El Hoyo. Son los dos únicos casos que tenemos".

El médico explicó que el primer caso se trata de un hombre de unos 30 años que se habría contagiado en un viaje de turismo, donde recogió hongos. "Creemos incluso que estuvo durmiendo en un granero cerrado y abandonado. O sea que tuvo alguna de las conductas de riesgo que se desaconsejan". La otra persona es un estudiante de El Hoyo que fue derivado a Esquel con un cuadro de "distrés respiratorio", manifestación clásica de esta enfermedad provocada por la llamada "cepa Andes" del hantavirus. "Se controlaron, de manera preventiva, a varias personas por cuadros febriles, pero sólo estos dos casos se detectaron como positivos" indicó Gherzi.

Autoridades de Salud Pública del Chubut recorrieron la zona, pero el médico aclaró que "lo hicieron para analizar la situación emergente de las inundaciones y evaluar acciones ante la posible aparición de enfermedades oportunistas".

El hantavirus, que provocó una epidemia en la región en 1995/1996 se transformó en una enfermedad endémica transmitida por roedores que registra contagios de manera esporádica. Los dos más recientes estarían ubicados dentro de los parámetros estadísticos probables para la región.

Vecinos no conformes con el reparto de ayuda que llega por varias vías

EL BOLSON (AEB)- El denominado "día después" de la inundación está resultando más difícil de lo esperado en El Bolsón. Cada día se escuchan muchas quejas de vecinos que dicen no haber recibido ayuda, mientras otros reclaman que el reparto de alimentos y elementos para los 300 evacuados que aún se registran, "sea más transparente".

Ayer llegaron a la localidad los 500 colchones donados por el millonario Joe Lewis, mientras que el senador Luis Falcó solicitó al gobierno nacional que declare a la región "zona de desastre y emergencia agropecuaria. El agua caída determinó la destrucción del 80% de la producción de frutas finas, hortalizas y flores" explicó el legislador.

"Soy peronista pero me da vergüenza mi partido, porque hasta ahora no hizo nada por mí y mis vecinos" señaló indignado un poblador del barrio Usina que reclamaba una mejor distribución de alimentos y ayuda a los evacuados.

Las quejas están centradas en algunos centros, como el del Usina, donde los vecinos decidieron reorganizarse ante la acefalía de la junta vecinal. "Vamos a reclamar lo que nos corresponde" indicaron.

La ayuda externa, con camiones de alimentos, calzado y ropa, continúa llegando a la localidad desde distintos sectores, tanto provinciales, nacionales como privados. Se destaca lo enviado por la Red Solidaria, a través de una campaña realizada en Capital Federal. Todo se distribuye a través de Acción Social municipal y las juntas vecinales.

Mientras tanto, la reconstrucción de los daños estructurales continuó su marcha. Francisco Peledrotti, convocado por el intendente Oscar Romera para hacerse cargo de Obras Públicas durante esta emergencia, señaló ayer que "vamos a comenzar a rellenar la calle Brown, donde el agua provocó grandes pozos".

También explicó que, por una gestión municipal ante el Batallón de Ingenieros de Neuquén "en pocas horas llegarán a El Bolsón dos tramos de 30 metros cada uno de un puente Bailey. A eso hay que sumarle otro tramo similar. Después tendremos que elegir el lugar sobre el río, donde lo vamos a instalar".

Sobre el río Quemquemtreu sólo quedó en pie un puente de cemento, mientras que las pasarelas de cables y tablones , fueron arrastradas por las aguas, aislando a importantes sectores de los barrios San José, Usina, Los Hornos y otros.


Comentarios


Preocupa la situación sanitaria en El Bolsón