Presos se abren un nuevo camino en la universidad

Dos estudian Abogacía; uno Sociología y otro, Trabajo Social.

Emiliana Cantera

Walter y Fernando, los dos estudiantes de Abogacía que sueñan con cambiar el ejercicio de la profesión desde la óptica de sus vivencias.

ROCA (AR).- Presos del Penal 2 de esta ciudad emprendieron el desafío de estudiar una carrera en la Universidad Nacional del Comahue. Son cuatro internos que el año pasado egresaron del colegio que funciona dentro de la cárcel y ahora aspiran a recibir su título de grado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.

El grupo “se está abriendo camino”, resaltó el director de la escuela del penal, Raúl López, ya que son los primeros egresados de la institución educativa carcelaria que son parte de la Universidad.

Están abriendo la senda para “los que vienen atrás”, no se cansan de remarcar, ya que cuando retomaron sus estudios secundarios en la cárcel, nunca se vieron a si mismos transitando el primer año en una universidad nacional.

Esta nueva experiencia se les presenta como a todos los que ingresaron a la Facultad, nada más que se ha convertido en un sueño del que nunca pensaron que podían ser parte. Dos de ellos, Walter Poblete y Fernando Arroca, estudian Abogacía, mientras que Ramón cursa Sociología y el cuarto del grupo, Trabajo Social.

“Esto es una parte de nosotros que busca salir adelante”, resaltó Fernando, refiriéndose al esfuerzo que le pusieron para terminar el secundario dentro del penal y al desafío al que se enfrentan hoy.

Walter se sorprendió por los comentarios de sus allegados al enterarse que cursaba abogacía: “Hay gente de afuera (del penal) que no me creía que estaba en la Universidad, pero sí, acá estoy y quiero terminar la carrera”.

Aunque al principio la universidad no era parte de sus objetivos, fue el recorrido en la escuela de la cárcel lo que los terminó de definir. Los cuatro estudiantes fueron los primeros egresados del establecimiento secundario, y una vez terminada esa etapa optaron por diferentes carreras en la Facultad.

En la elección de su carrera hay un punto de contacto entre la vida en la cárcel, la situación social actual y lo que ellos quieren aportar como profesionales en esos temas: Desde las soluciones a la llamada ‘inseguridad’ hasta algún abogado ‘chamuyero’ que tuvieron. Eso es lo que quieren cambiar.

“Sociología es una carrera que apunta a las razones de la criminología, no elegí Abogacía porque estoy decepcionado con el derecho penal”, expresó Ramón y agregó sus aspiraciones como futuro sociólogo: Se puede “apuntar a cambiar algo que no funciona correctamente y mentalizar a la sociedad para fundamentar los reclamos”.

El cuarto del grupo sumó sus impresiones con Trabajo Social: “Estudié Abogacía hace 13 años, pero por esta situación no me había podido concentrar en la carrera. Trabajo Social me llamó la atención y voy a ver cómo la puedo aplicar a la situación en la que estamos”.

Fernando y Walter coinciden en la crítica a los profesionales que “se aprovechan de una persona que no tiene conocimientos jurídicos” y quieren llegar a esa instancia, quieren ser abogados para dar lo que ellos no tuvieron.

Por orden judicial, asisten a la Facultad acompañados de un custodio vestido de civil del Servicio Penitenciario Provincial. Actualmente cursan varios días a la semana dependiendo de la carrera, pero lo hacen como oyentes, ya que por demoras en los trámites ingresaron a principios de mayo, cuando las clases ya habían comenzado.

Pero esto no será así el próximo cuatrimestre, cuando empiecen a ser estudiantes regulares inscriptos a las materias y puedan rendir parciales y finales.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios