Procesamientos revelan ruta de narcotráfico

Sigue la búsqueda del presunto jefe de la banda.

Gentileza

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El juez Leónidas Moldes dictó el procesamiento y la prisión preventiva de Orlando Jara (60), de su hijo Daniel (31) y de Nicolás Felley (30) por integrar presuntamente una banda que almacenaba y comercializaba droga. También procesó a los otros tres implicados en la causa, a los que permite continuar en libertad, y trabó embargo de 50.000 pesos sobre los primeros y de 20.000 pesos para los restantes.

A Felley y a su esposa, Lorena Calfuquir (30), les atribuyó, además, la portación ilegítima de una escopeta cargada y con pedido de secuestro. Con respecto a Rubén Corrionero, consideró que comercializaba drogas pero no integraba la organización. El juez, además, permitió que Luis Ojeda Sepúlveda (48) continúe en libertad porque entendió que no era peligroso ni tiene vinculación con el presunto jefe prófugo de la organización, Enrico Gago.

La investigación se inició el 10 de junio de 2010 por un llamado anónimo que denunciaba a Corrionero como vendedor de droga y usurpador del terreno que ocupa cerca del lago Gutiérrez. Luego se estableció que tenía vínculos con Orlando “Nano” Jara, su vecino lindero, y las escuchas telefónicas los vincularían con una organización de tráfico de estupefacientes que integrarían Daniel Jara, Gago, Calfuquir, Felley y Ojeda Sepúlveda.

Todo concluyó el 18 de marzo con un allanamiento en un departamento de Las Grutas, donde secuestraron 57 kilos de marihuana en 92 “ladrillos” que Orlando Jara transportó desde Rosario en un Renault Clio de su hijo Daniel. Estaban impregnados con jabón en polvo, que impediría olfatear la droga a perros de Gendarmería.

La pesquisa estableció que Orlando cruzó a Chile varias veces, sobre todo en autos alquilados, y en la causa obran informes migratorios que establecen salidas e ingresos de otros sospechosos que también habrían viajado a Chile.

Orlando Jara trató en todo momento de desvincular a su hijo, y aceptó haber trasladado la droga a pedido de Gago y a cambio de un pago. Daniel Jara aseguró que sólo es un adicto enfermo y pidió ayuda para superarlo, en tanto que Felley y Calfuquir se abstuvieron de declarar. Ojeda Sepúlveda se declaró inocente, y Corrionero aceptó ser un antiguo consumidor que a veces intermediaba entre comprador y vendedor para quedarse con algo.

La información que surge de la causa difiere notablemente de la que difundió la Policía Federal y reprodujeron diversos medios.

La investigación que derivó en resonantes detenciones en Bariloche comenzó en junio del 2010 con un llamado anónimo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora