Procesan a policía por fuga de preso

El juez Igoldi responsabilizó al custodia por el escape del interno con muletas y le imputó “facilitamiento culposo de evasión”

JUDICIALES

La Justicia se expidió en torno a la responsabilidad de personal penitenciario ante tres fugas de internos ocurridas el primero y el tres del mes pasado.

Para el juez penal de Viedma, Favio Igoldi, “no existe mérito suficiente para procesar ni sobreseer a Juan Sonda y Elías Peña” en relación a la fuga de un móvil de dos de los tres procesados que trasladaban.

No obstante el juez pidió a la fiscalía que investigue el accionar del entonces director del Penal N°1 de esta capital, Orlando Crociatti, ante la conducta omisiva que pudiera surgir como facilitadora de la evasión de los internos Robilotta y Moyano “al no dar elementos de seguridad, disponer de un vehículo para trasladar detenidos totalmente inapropiado y disponer el uso para otros fines vanales de una camioneta más apta”.

Este hecho sucedió en el mediodía del primero de noviembre pasado cuando los dos policías que se desempeñan en el Servicio Penitenciario Provincial trasladaban desde Tribunales al Penal N°1 a los internos detenidos Rubén Moyano, Fernando Robilotta y Lucas Muñoz, en el asiento trasero de un Chevrolet Corsa.

Al llegar a un reductor de velocidad en inmediaciones del barrio Guido, dos de los tres internos aprovecharon para destrabar las puertas del móvil y escapar. Muñoz -el único que estaba esposado por una razón de desconfianza- fue retenido del cinturón del pantalón por Sonda. Las esposas las había comprado Peña y eran las únicas que tenían.

“Robilotta y Moyano se evadieron del rodado en que eran transportados porque las medidas de seguridad en que se realizó no era la adecuada o aconsejable y la posibilidad que se evadieran eran altas”, sostuvo el juez

Consideró que a Sonda y Peña “se les entregó para el traslado un vehículo que no cumple la más mínima garantía de seguridad. Esto resultará notable, pero, ya sea por la pericia o experiencia, es increíble que no se les escaparan antes y más internos al momento de ser trasladados. No se les entregó elementos de seguridad y se les ordenó el cumplimiento de una actividad a la que no podían negarse.

En relación a la fuga de Walter Castro -quien se encontraba en el sector de enfermería del complejo por presentar una fractura en su pierna derecha y movilizarse con muletas- ocurrida el tres de noviembre, el juez procesó al policía Adrián Fredes por “facilitamiento culposo de evasión”.

De acuerdo a los testimonios y pruebas reunidas concluyó que el uniformado tardó casi cuatro horas en verificar la ausencia del interno, enterándose de ello por terceros. “Además de las faltas de recaudos es probable que Fredes abandonara la custodia y se dirigiera a otro lugar para distraerse con una carrera de automóviles”, agregó la resolución al sostener que “la fuga de Castro se vio facilitada por la negligencia del imputado”.

Igoldi destacó el testimonio de una persona que ese día circulaba por inmediaciones del penal, a quien le llamó la atención un hombre que caminaba como saltando mirando mucho para atrás y que luego se encontró con otra persona con la que se alejó. En el lugar de detención de Castro sólo se encontraron las muletas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios