En Río Negro la energía cuesta la mitad que en Neuquén

Las diferencias son enormes y tienen una explicación de doble entrada: la tarifa de Edersa está aplanada y la de CALF, por las nubes.

Un comercio de la capital neuquina con una demanda de 3.500 kilovatios hora por bimestre paga un 102% más que uno con el mismo consumo de Cipolletti.

20 ago 2018 - 00:00

Las heladeras de un almacén, las luces de una tienda o las planchas de una lavandería mueven igual la rueda del medidor de electricidad, pero el valor que llega a fin de mes (0 del bimestre) en las facturas no es igual en una provincia que en otra. En la ciudad de Neuquén a los comerciantes la energía les cuesta el doble de lo que vale cruzando el puente, en Cipolletti. La diferencia es enorme y tiene una explicación de doble entrada: la tarifa de Edersa está aplanada y la de CALF, por las nubes.

No es sencillo comparar las tarifas de las cuatro grandes distribuidoras de la región: Edersa (casi toda la provincia de Río Negro), CALF (la ciudad de Neuquén), EPEN (el interior de la provincia de Neuquén) y CEB (Bariloche y Dina Huapi). Hay facturaciones mensuales y otras trimestrales, precios por bloques y precios únicos, aportes cooperativos y adicionales que evitan que la metodología sea homogénea y, por otro lado, que sea sencillo el cálculo.

Según un trabajo que hizo, como consultor independiente, Rubén Etcheverry, exsubsecretario de Energía de Neuquén y actual secretario de Modernización del gobierno de Horacio Quiroga, un comercio de la capital neuquina con una demanda alta, de 3.500 kilovatios hora (kWh) por bimestre, paga un 102% más que uno con el mismo consumo de Cipolletti. La diferencia es de 4.448 pesos contra 9.000.

Para los clientes del EPEN (Centenario y el resto de las ciudades medianas y chicas de la provincia de Neuquén), esa diferencia es del 46% (6.500 pesos por bimestre) y los comerciantes de Bariloche pagan un 52% más (6.700 pesos).

La diferencia es mucho mayor en el caso de los comercios más pequeños.

En el cálculo, se tuvieron en cuenta los impuestos y las tasas, los aportes sociales a las cooperativas y el cargo que cobra la CEB para mantener en equilibrio sus cuentas.

En los hogares con consumos no tan altos (400 kWh por bimestre) de la provincia de Río Negro llegan facturas de 1.185 pesos. Una casa de igual demanda en la ciudad de Neuquén paga 1.895 pesos, un 60% más. Y en Bariloche, 1.850, casi igual que con CALF.

¿Por qué hay tanta diferencia entre una distribuidora y otra? En principio, en la provincia de Río Negro el servicio está regulado, aunque en el caso de la cooperativa CEB el ente fiscalizador permite que incluya un talón B en la factura para cobrar más de lo que la tarifa permite. Así las cosas, sólo Edersa termina teniendo una tarifa regulada.

Pero además la porción del precio final de las facturas que representan los ingresos de las distribuidoras, llamado VAD en el mundo eléctrico, está congelado para Edersa desde hace años, mientras para las otras tres empresas se mantuvo en alza constante.

Según el trabajo de Etcheverry, en los últimos tres años Edersa trasladó a sus clientes aumentos del 1.200% en el costo mayorista y del 714% en impuestos provinciales, mientras sus ingresos, el VAD, subieron muy por debajo, un 335%.

Javier Iguacel:
“Un costo excesivo”
Esta semana, el ministro de Energía de la Nación, Javier Iguacel, advirtió en Neuquén que “las distribuidoras provinciales les están generando un costo excesivo a las pymes”.
Según su razonamiento, el peso relativo del costo de abastecimiento (generación y transporte) en el precio final de la energía “es muy bajo respecto del costo de distribución”.
“Para llevar la energía a un frigorífico se está cobrando dos o tres veces más de lo que cuesta la energía”, dijo.
La diferencia en el precio final de la electricidad en la ciudad de Buenos Aires y el interior
–añadió– fue tradicionalmente del 20% y “ahora es cuatro o cinco veces más”.
Datos
1.200%
fue el porcentaje de aumentos que en los últimos tres años la empresa Edersa trasladó a sus clientes en el costo mayorista.
200.000
es la totalidad de clientes que tiene la empresa distribuidora rionegrina en todo el territorio provincial.
En los hogares con consumos medios de Río Negro llegan facturas de 1.185 pesos. Una casa de igual demanda en la ciudad de Neuquén paga 1.895 pesos.
Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.