“Relics”, un mega show de excelente calidad

Homenajea a Pink Floyd y al talento de los intérpretes.



1
#

Matías Subat(Foto: El jueves en Neuquén, 14 artistas en escena y un gran equipo de apoyo realizaron un excelente trabajo. )

2
#

En Roca, en el acotado escenario, el sonido y la puesta fueron de primer nivel.

Relics, uno de los más ambiciosos proyectos musicales que se recuerde en la región, desplegó su seducción en Neuquén el último fin de semana. Un Cine Teatro Español colmado de gente aplaudió de pie a los músicos el jueves. El sábado, en Roca, la Sala II de Casa de la Cultura también estalló en aplausos y reclamó más y más. Los dos lugares se hicieron chicos y mucha gente quedó con ganas de escuchar, lo que obligó a establecer nuevas fechas. En Regina, el encuentro con el público será el 3 de setiembre, en el Teatro de Círculo Italiano, para el cual ya están en venta las entradas anticipadas. En Neuquén, el 7 de octubre volverá a sonar “Relics” en el Cine Teatro Español. En Roca, aún no está confirmada la nueva cita. Recrear la obra de Pink Floyd a partir de sus discos editados desde 1973 hasta 1994 es uno de esos sueños tan gigantes que se imagina inalcanzable. Y si para hacerlo se plantea reunir músicos de Neuquén, Cinco Saltos, Fernández Oro, Cipolletti, Roca y Regina, la pretensión es una locura que demanda meses de un inmenso esfuerzo económico y personal. Todo eso es Relics, un proyecto que cobra sentido cuando la magia se produce. Una conjunción de músicos que realizan una interpretación propia, personal y de inmensa belleza, con un gran profesionalismo, cuidando cada detalle. Y, además, es Pink Floyd. Es su música, los videos, la puesta en escena, las luces, las voces, un show de excelente nivel. Dicen que la raíz de esta gran locura surgió del guitarrista Rodrigo Lara y el baterista Negro Farías, de Neuquén. Pero la hacen posible además las guitarras de Nico Villagra y Ale Sandoval, el bajo de Lucas Cocio, la percusión y los efectos de Daniel Marín, la voz de Lucas Acuña, el saxo de Fabio Balbarrey y Pablo de la Fuente, el piano, teclados y secuencias de Martín Musso, las voces femeninas de Kathy Fuentes, Cecilia Benítez y Mariana Benítez, los textos de Pablo Fernández, las proyecciones de Mario Tondato y la danza de Malena Montoya. Son partes del todo, elementos que se combinan para transportarnos en un viaje a la nostalgia de la nostalgia. Es volver a mirar, con ojos propios, ese constante desvelo por los cambios que conmovieron al mundo, y que Pink Floyd despliega desde “The Dark Side Of The Moon” -1973- hasta “The Divition Bell” -1994-. Más de veinte temas incluye el show, cada uno con un tratamiento igualmente cuidado, pensado como una verdadera puesta en escena. Aun con la dificultad que planteó en Roca la limitada superficie del escenario de Sala II de Casa de la Cultura para el desempeño de tres guitarristas con varios instrumentos cada uno, dos equipos completos de percusión y varios teclados. Relics resulta una experiencia integral. Un reencuentro con una época y la celebración de la excelencia de los músicos que hoy comparten estudian y trabajan arduo en esta región de la Patagonia para no resignar nada de la calidad que está en el elevado estándar de sus sueños más locos.


Comentarios


“Relics”, un mega show de excelente calidad