Rematan la fastuosa vivienda de Luis Sapag

La subastan en 1.000.000 de pesos. Está en un sector exclusivo de la ciudad, tiene 770 m2 cubiertos, 8 baños, ascensor, pileta de natación y un gran parque con lago artificial. Es por reparto de bienes conyugales.

NEUQUEN (AN)- Algunos la ven como el símbolo del poder económico y político de la familia que desde hace 40 años dirige los destinos de la provincia. Con su imponente estructura de ladrillos a la vista, enrejados, vidrios espejados y un enorme parque con pileta de natación y un lago artificial rodeado de las más variadas especies de árboles y arbustos, la residen-cia de Luis Sapag es una de las cons- trucciones más caras y lujosas de la ciudad. Está a la venta, piden un millón de pesos y dan facilidades de pago.

La vivienda ocupa un terreno de 3.200 metros, diez veces mayor que los lotes comunes, en el exclusivo sector residencial del barrio Jardines del Rey, en la calle Martín Fierro, a una cuadra y media de la avenida Olascoaga. Es una zona invulnerable a la crisis, donde las casas compiten unas con otra por su majestuosidad. Se trata de un lugar, lindante con el country Villa Luisa, donde no hay recesión que valga, como parecen demostrar los albañiles que a ritmo frenético levantan las mansiones.

La casa de Luis Sapag, el hijo del ex gobernador Felipe Sapag, se ofrece en subasta judicial por separación de bienes matrimoniales.

El trámite se realiza en el juzgado civil 1, a cargo de Enrique Videla Sánchez, quien ya derivó a una inmobiliaria, sorteo mediante, la oferta de la residencia.

El magistrado dijo que son escasas las subastas originadas por separación conyugal y que en este caso las partes propusieron este camino en un marco de normalidad, sin conflictos. No obstante, la venta permite suponer que no hubo acuerdo para definir quién se quedaba con la propiedad.

Torre de vigilancia

El primer signo distintivo de la residencia es la torre de vigilancia, alta, con vidrios espejados y disimulada detrás de frondosas plantas, junto al pórtico de hierro negro. Desde su interior, dicen, no sólo observa un vigilante, sino un sofisticado sistema de seguridad electrónico, con cámaras de video distribuidas en todo el predio. Pero nadie responde al llamado en el portero eléctrico.

Tanta belleza arquitectónica, enmarcada en un impecable y acogedor parque que semeja a un jardín botánico, contrasta con la frialdad inexpresiva de las casas deshabitadas. Y la pulcritud del césped recién cortado y los rosales florecidos, choca con el agua negruzca del lago articial, cubierto por las hojas amarillentas de los sauces eléctricos.

Aunque, según se dijo, vive el cuidador, en una vivienda exclusiva para este servicio. «Hasta hace unos tres o cuatro años estaba la señora, creo que con un hijo, pero ahora sólo vive el cuidador», dijo un vecino.

Luis Sapag vio frustrados sus sueños de gobernador de Neuquén cuando Jorge Sobisch le hizo probar el polvo de la derrota, en la primera interna del MPN, allá por el 91. Don Felipe había bendecido la candidatura de su hijo, pero el gesto no le cayó bien a su hermano Elías, quien volcó sus preferencias por Sobisch y su hijo «Pipe», la dupla que al final accedió al gobierno para suceder a Pedro Salvatori.

Los 770 m2 de la residencia comprenden ocho baños, cinco dormitorios, ascensor, salas de estar y dependencias varias dotadas del máximo confort y con detalles de terminación artesanales. Mamparas de blindex separan algunos ambientes y una original piedra sacada de las entrañas de la precordillera neuquina, conforma el escritorio de la oficina de su dueño.

En cada rincón de la vivienda y en cada tramo del predio, se observan detalles no sólo de buen gusto, sino de un elevadísimo costo. El precio de venta, reservado para muy pocos, según los especilistas guarda estricta relación con los valores de mercado. Pero opinan que no habría muchos candidatos.

La casa tuvo el privilegio de ser la primera en su tipo que se construyó en Neuquén, en la década del 80. Desde entonces generó comentarios, pero entonces dominaron la expresiones de admiración.

Si hay ofertas, serán por menos plata

NEUQUEN (AN) – «En el negocio inmobiliario no se puede predecir una operación, si se hará y mucho menos por cuánto. Aunque en este caso, estimaría que no habrá muchas ofertas y podría venderse por menos de la base». Guillermo Reybet, de la inmobiliaria que lleva su nombre, delineó las características de una oferta singular, como es la residencia de Luis Sapag.

«Hay muy pocas casas de estas características en la ciudad, pero no es la única. Y no recuerdo una subasta de este tipo», añadió. En cuanto al valor de base explicó que responde a los parámetros que presenta el convulsionado mercado.

«Una vivienda se cotiza por muchos factores: el entorno, el confort, los servicios, la construcción, etc. Que valga mucho no quiere decir que se pague de más. Según la base el metro cubierto de esta casa es de 1.298 pesos y tiempo atrás se vendió un departamento, en un sector céntrico, a 1.400 pesos», señaló Reybet.

Añadió que siempre las casas grandes valen menos, pero llegado el momento pueden surgir compradores que llegan a pagar muy arriba de lo estimado inicialmente.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios