Revés para Pinochet en el juicio de desafuero

La Corte que examina el caso denegó hacer exámenes médicos al ex dictador antes del fin de los alegatos. Aseguran que la defensa cometió un error al redactar el pedido. El caso sigue hoy.

SantiagO DE Chile.- La Corte Suprema inició ayer las audiencias para decidir finalmente si retiran o no la inmunidad parlamentaria de Augusto Pinochet, sin aceptar los exámenes médicos pedidos por la defensa, en un proceso que podría dejarlo a merced de más de un centenar de juicios en su contra..

La batalla partió con un revés para el anciano militar, cuando la Corte rechazó un pedido de someter a Pinochet a exámenes médicos antes de que dicte su fallo final sobre el desafuero. El tema quedó pendiente para mañana, al término de los alegatos.

Los 20 magistrados del máximo tribunal también rechazaron la solicitud de la parte querellante para disponer de más tiempo en sus alegatos.

«Hoy se inicia un etapa judicial más, creo que todo sigue su curso normal, la Justicia hace lo suyo, el gobierno gobierna, los legisladores legislan», dijo el presidente Ricardo Lagos en escuetas declaraciones . El mandatario destacó que el país está «más tranquilo y en calma» en esta fase del proceso.

La vista comenzó con la intervención de la relatora Gloria Chévesich, quien resumió los 14 tomos y un cuaderno secreto que conforman el expediente del caso «Caravana de la Muerte», por el cual se solicitó el retiro de la inmunidad parlamentaria al ex dictador. La síntesis del expediente fue elogiada por los querellantes, que se mostraron optimistas sobre esta fase, que continúa hoy con el alegato de la defensa y se cierra mañana con la exposición de los acusadores.

La «Caravana de la muerte» fue una comitiva militar que dirigió el general Sergio Arellano Stark como «delegado personal» de Pinochet y que ejecutó sin juicio a 72 presos políticos en distintas ciudades, después del golpe de Estado de 1973.

Pinochet fue desaforado en primera instancia por la Corte de Apelaciones, que consideró el pasado 5 de junio que hay sospechas fundadas de su responsabilidad en 19 de los crímenes que se atribuyen al grupo militar.

En este momento no se está discutiendo el fondo del asunto, sino si se priva o no al imputado de la inmunidad de la que goza como senador vitalicio. El máximo tribunal, al igual que antes la Corte de Apelaciones, desestimó por ahora la realización de exámenes médicos a Pinochet.

Los querellantes celebraron esta decisión.

«Los defensores cometieron un error al pedir exámenes médicos previo a la vista de la causa», dijo Hugo Gutiérrez, abogado querellante .

La defensa del ex dictador solicitó la realización de los exámenes para asegurarle un «debido proceso», el que sus condiciones físicas y mentales no le permitirían. Sin embargo, trascendió que el escrito estaba mal redactado pues sólo pedía al tribunal que tomara en cuenta la mala salud del vitalicio.

«No interpretamos como un fracaso la decisión. La Corte Suprema tiene amplia facultades para solicitar posteriormente exámenes médicos», dijo Ricardo Rivadeneira, defensor.

Mientras los ministros permanecieron reunidos en la corte, las calles aledañas al palacio de los tribunales se colmaron de partidarios y detractores del general separados por rejas que evitaron enfrentamientos. (EFE-Reuters)

Perpetua para tres ex represores en un caso emblemático de derechos humanos

Un tribunal chileno condenó ayer a cadena perpetua a tres ex agentes de seguridad por haber matado en 1983 a un obrero con el fin de encubrir el crimen del líder sindical Tucapel Jiménez.

La condena fue vista como un victoria simbólica para los familiares de víctimas de violaciones los derechos humanos Los manifestantes antipinochetistas congregados en la Corte Suprema, mientras comenzaba el juicio de apelación por el desafuero de Pinochet(ver aparte) lanzaron una ovación cuando supieron la noticia a través de las radios.

El fallo unánime de la séptima sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, afecta a los mayores retirados del Ejército Alvaro Corbalán y Carlos Herrera y al ex suboficial Armando Cabrera .

En tanto, un ex agente civil, el psicólogo Osvaldo Pincetti, fue condenado a diez años en calidad de cómplice del homicidio del obrero Juan Alegría Mundaca, ocurrido en Valparaíso el 12 de septiembre de 1983 y cuyo caso fue presentado en la dictadura, como un suicidio.

Entonces se informó de que el obrero, al que se atribuyó un suicidio mediante un corte en las venas, dejó una carta en la que confesaba haber matado, en un robo, al líder sindical Tucapel Jiménez, el 25 de febrero de 1982, cuando lideraba protestas masivas contra la dictadura de Augusto Pinochet.

No obstante, los peritajes comprobaron que la carta no pudo ser escrita por Alegría Mundaca.

Alvaro Corbalán, que fue jefe de operaciones de la Central Nacional de Informaciones (CNI), y Herrera están procesados en la actualidad por el crimen de Tucapel Jiménez y sus nombres aparecen vinculados a numerosos casos de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.

Herrera también cumple una sentencia de diez años por el asesinato durante una sesión de tortura del transportista Mario Fernández, en la ciudad de La Serena, en 1984, tras haber sido extraditado desde Argentina hace unos años.

El juez Luis Valenzuela Patiño, que durante 15 años investigó las muertes de Tucapel Jiménez y Juan Alegría, absolvió en primera instancia a los inculpados, en 1998.

Su fallo fue revocado por el dictamen emitido ayer por la Corte de Apelaciones, que a juicio del abogado Jorge Mario Saavedra, querellante en el proceso, «hizo justicia», pues «ha dejado en claro que mataron a Alegría Mundaca para impedir que se investigara el crimen de Tucapel «.

Los abogados de las víctimas lograron en 1999 que el juez Valenzuela Patiño fuera removido tras denunciar que un hijo suyo fue agente de la CNI.

Su sucesor en la investigación, Sergio Muñoz, ha procesado a 16 ex agentes de ese organismo y de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), como autores, cómplices o encubridores del asesinato de Tucapel Jiménez, uno de los casos emblemáticos de las violaciones a los derechos humanos en Chile.(EFE-DPA)

Escasos incidentes

Los insultos cruzados entre partidarios y detractores de Augusto Pinochet alrededor del Palacio de los tribunales no fueron suficientes para calentar la fría formalidad con que se desarrolló ayer la primera jornada de la vista del desafuero.

Dentro del edificio imperaba el silencio cuando los veinte jueces dieron inicio a la vista .

En el exterior, las emociones estaban desatadas y las expresiones y los gritos a favor y en contra de partidarios y opositores del ex gobernante militar, así como los insultos de lado a lado, no se hicieron esperar. En medio de los gritos y mientras la policía intentaba controlar la situación, una lluvia de cáscaras de frutas y panfletos volaron por las calles alcanzando a más de un transeúnte desprevenido.

(EFE)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora