Romera quiere bajar los sueldos un 30%

El intendente de El Bolsón elevó dos proyectos de ajuste.

EL BOLSON (AEB).- El intendente de El Bolsón, Oscar Romera, envió al Concejo Deliberante dos proyectos de ordenanza que generaron malestar entre los empleados municipales. En las mismas propone la reducción del 30% de los salarios de todo el personal que gane más de 350 pesos, y la reubicación de empleados y puesta en disponibilidad de los que no tienen una tarea específica. «Con estas medidas se logra una importante reducción de la masa salarial», explicó el secretario de Gobierno, José Llacer.

Cumpliendo lo anticipado en su campaña, «Cacho» Romera elaboró rápidamente dos ordenanzas que ya generan polémica. Ambas se basan en las resoluciones 038/01 y 037/02 donde se declaró la emergencia de la comuna local.

En uno de los proyectos, se anticipa la reducción salarial de 30% para todos los sueldos municipales que excedan los 350 pesos. En realidad, la mayoría de los empleados cobran haberes superiores. «El promedio es de 1.000 pesos, aproximadamente» indicó Llacer.

Esta medida alcanza a «todos los empleados de planta permanente, contratados y temporarios».

En los considerandos de la ordenanza, el Ejecutivo bolsonés estima que «en la estructura de los gastos, se registra una fuerte incidencia de la Partida Personal, incompatible con las posibilidades actuales de financiamiento, ya que a simple vista se observa que la recaudación total del municipio, incluyendo los aportes de coparticipación provincial, no son suficientes para atender la totalidad de la masa salarial mensual». Al respecto, Llacer explicó que «de cada 10 pesos que entran, 8 se van en sueldos del personal».

El segundo proyecto presentado por Romera es igual de polémico. Quiere reubicar al personal, teniendo en cuenta que todos aquellos que no tengan una tarea específica asignada podrán quedar en disponibilidad, «quedando relevado de su obligación de concurrir a prestar servicios y percibirá una remuneración correspondiente a su sueldo básico mientras permanezca en esta situación».

Esta tarde, luego del horario laboral, los empleados municipales se reunirán en el corralón, para analizar la postura del Ejecutivo. Llacer indicó ayer que «toda reunión de personal deberá hacerse fuera de horario trabajo, con solicitud de autorización 48 horas antes. No podemos permitir que se afecten servicios a causa de estas reuniones».

La «mano dura» que intenta implementar Oscar Romera ya se hizo sentir en las primeras horas de mandato, cuando un empleado contratado del área Acción Social, chocó la camioneta municipal mientras llevaba alimentos a los comedores barriales. «El intendente decidió quitarle la autorización de manejo y está estudiando la posibilidad de despedirlo», aseguró ayer una fuente.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora