Rousseff canceló viaje a China por manifestaciones

Hoy cientos de miles de personas marcharon a lo largo y ancho del país en la primera protesta un día después de que 14 ciudades suspendieran el aumento de las tarifas.

BRASIL

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, canceló el viaje que tenía previsto realizar a Japón la próxima semana, a raíz de la ola de manifestaciones populares que vienen sacudiendo al país sudamericano hace poco más de una semana.

Según informó hoy la oficina de prensa de la Presidencia, la mandataria prefirió no ausentarse del país en momentos en que las calles son tomadas día a día por millares de manifestantes, que comenzaron protestando contra el aumento de la tarifa de transporte público, pero más tarde añadieron otras demandas.

Entre otras reivindicaciones, las multitudinarias movilizaciones piden el fin del “derroche” de dinero público en la Copa Confederaciones y en el Mundial de 2014, el fin de la corrupción y la destinación de más recursos para salud, vivienda y educación.

La mandataria también suspendió el viaje que tenía previsto realizar mañana a la ciudad de Salvador de Bahía. Según la agencia oficial de noticias ABR, la cancelación fue realizada a pedido del gobernador de Bahía, Jaques Wagner.

Salvador de Bahía es una de las seis ciudades que reciben partidos durante la Confederaciones, que comenzó el pasado 15 de junio y termina el 30 de junio próximo, y el gobernador explicó que no tendría lugar en la agenda para participar junto a la mandataria de los eventos oficiales previstos.

La primera protesta multitudinaria que se realiza en Brasil un día después de que 14 ciudades suspendieran el aumento de las tarifas de transporte público en atención a la demanda inicial de las manifestaciones convocó hoy a cientos de miles de personas a lo largo y ancho del país.

Las movilizaciones son en su mayoría pacíficas, aunque se registraron algunos disturbios y enfrentamientos entre policías y activistas.

Imágenes televisivas permitían constatar que las principales calles y avenidas de decenas de ciudades en todo el país están siendo gradualmente tomadas por impresionantes columnas humanas.

El anuncio de los gobernadores y alcaldes de todos los partidos políticos de la suspensión del aumento de las tarifas de tren, autobús y metro, es blanco de críticas, debido a que para atender la demanda dijeron que “sacrificarán” inversiones previstas, quitarán recursos a otras áreas o aumentarán impuestos.

Esto fue especialmente criticado por el Movimiento Pase Libre, grupo que dio el puntapié inicial de las protestas, puesto que, aclararon sus líderes, desde un principio exigieron que la rebaja fuera costeada reduciendo las ganancias de los empresarios del transporte y no recortando recursos de otros sectores.

Aunque la convocatoria de los distintos grupos y movimientos que participan de las protestas lo hacen apelando a la “no violencia”, ya se registraron algunos disturbios.

Uno ocurrió en Salvador de Bahía, donde a las 19:00 horas (22:00 GMT) se enfrentan Uruguay y Nigeria en un partido clave por el pase a semifinales de la Copa Confederaciones.

Los manifestantes intentaban aproximarse al estadio Fonte Nova, donde se realiza el partido, y fueron reprimidos por la Tropa de Choque de la policía militarizada y efectivos de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, que usaron gas lacrimógeno, gas pimienta y balas de goma para contener a la multitud.

En Brasilia, donde un reforzado esquema de seguridad está a cargo de 3.500 efectivos, también se registraron algunos principios de disturbios cuando los manifestantes intentaron vulnerar el cordón de seguridad interpuesto por los agentes en torno a la sede del Congreso Nacional, que el lunes, en una marcha anterior, fue “tomado” por los al menos 500 activistas.

También en Río de Janeiro, donde actúan en la seguridad la Tropa de Choque de la Policía Militarizada y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública, hubo momentos de confusión y corridas, pero por el momento todo está bajo control.

Por precaución, y a raíz de los actos de vandalismo que se registraron en varias ciudades durante las protestas de los últimos días, los comercios, las oficinas públicas y empresas resolvieron cerrar sus puertas más temprano para que sus empleados pudieran llegar a sus casas antes de que las calles fueran tomadas por las marchas.

Fuente: DPA.-


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios