Se acerca el combate y crece la ansiedad de Ríos



El centenariense buscará mañana el título mundial de los livianos.

NEUQUEN (AN).- Las horas que faltan para subir al cuadrilátero se hacen eternas para Aldo Ríos. Si bien el centenariense tiene una personalidad que irradia tranquilidad, la trascendente cita de mañana frente a Arthur Grigorihan hace crecer la ansiedad en el pequeño grupo de argentinos que está en Budapest, Hungría y eso se trasmite al centenariense.

El “Galán” Ríos protagonizará la segunda oportunidad por un cetro mundial de boxeo, en la división de los livianos, lo que no es poca cosa. El premio está en manos del uzbeco, quien lo ha defendido con éxito en trece ocasiones.

De acuerdo a lo planificado, la etapa de guanteo ya quedó atrás para Ríos y ahora está metido en la tarea de mantenerse en peso para no tener sorpresas cuando tenga que retar a la balanza. La pelea se llevará a cabo dentro de la Organización Mundial de Boxeo.

El clima caluroso que encontró la embajada nacional, que también integra el mendocino Pablo Chacón y su equipo, es un elemento más al que tuvieron que adaptarse en esta semana.

Las limitaciones con el idioma, sin dudas una barrera muy dura de pasar y la indiferencia de los hungaros, han generado que el grupo se mueva muy poco del hotel donde se encuentran alojados. Trabajo de mantenimiento en el gimnasio y algún corto paseo, son las actividades principales.

Si bien Ríos y Grigorihan combatirán por un cinturón, toda la atención de la velada, que se cumplirá en el Kisstadion, al aire libre, está centrada en lo que pueda producir el campeón local István “Ko Ko” Kovacs, un verdadero ídolo, ante Chacón.

En este caso pelearán en la categoría pluma y será la parte central del espectáculo. También dentro de la OMB.

La organización del acontecimiento, a cargo de Unversum Box Promotion, que maneja la carrera del húngaro, tendrá que trabajar contra reloj para dejar todo en condiciones porque en ese lugar realizará su concierto horas antes el italiano Eros Ramazzotti.

Zsolt Damosy, mánager de Kovacs, sostuvo en la conferencia de prensa donde se presentó la velada que “está todo previsto y listo. Nosotros vamos a armar las instalaciones en cuanto finalice la actuación de Ramazzotti”.

Anticipó, además, que Kovacs brindará algunas sorpresas a su público -se estima que el estadio estará repleto-, porque dejará de lado la música de Carmina Burana que lo acompaña al momento del ingreso al ring, para dar paso a una nueva melodía que fue especialmente compuesta para la oportunidad.

Parte de las novedades de un festival de primer nivel internacional, donde el neuquino Aldo Ríos irá por la hazaña de conquistar el mundo.


Comentarios


Se acerca el combate y crece la ansiedad de Ríos