¿Se juntarán los opuestos?

CONTEXTO

LA HABANA.- Toda la expectativa en Cuba está puesta sobre un posible y breve encuentro entre Joseph Ratzinger y el padre de la revolución cubana, Fidel Castro, un año mayor que él, con 85 años, retirado del poder desde 2006. Aunque el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, advirtió ayer que “no se sabe si sí, ni dónde” podría tener lugar, la reunión parece probable. Ex alumno de los jesuitas, Fidel Castro, que ha expresado su admiración por Juan Pablo II, manifestó su deseo de reunirse con Benedicto XVI y el Vaticano manifestó la disponibilidad del pontífice. Como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de 1981 a 2005, Ratzinger combatió a la “Teología de la liberación”, que proclamó “la opción preferencial por los pobres” y fue condenada por contaminación marxista. Algunos sacerdotes y muchos laicos apoyaron e incluso se integraron a las guerrillas de los Castro en la segunda mitad del siglo pasado. Antes de llegar a Cuba, el papa alemán dijo que Juan Pablo II “estaba en la misma línea, y aún más, rechazando los medios violentos y el marxismo”.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora