«Se quedó con la ilusión de jugar»

Con esta carta quiero advertir a muchos padres que, como yo, han depositado en instituciones deportivas las ilusiones de sus hijos de jugar el Mundialito de fútbol.

En mi caso llevé a mi hijo de 10 años al club Círculo Italiano de Villa Regina, donde todos los días formó parte de un entrenamiento con el sueño de pisar la cancha. Así nos exigieron, como a todos, los controles médicos pertinentes y nos enviaron una ficha por la que dábamos por sentado que formaría parte del equipo.

El primer partido no jugó, estuvo en el banco de suplentes y su equipo venció; el segundo partido y tras ir ganando 3 a 0 pensábamos que la ética del «supuesto técnico», Cristian Landra, le indicaría que era hora de que entraran los que no lo habían hecho, pero tampoco fue así. Llegó el final del partido, con 5 a 0, cinco cambios de jugadores y mi hijo no había entrado a la cancha. Con eso la ilusión de él y la mía, como padre, se habían esfumado.

Ya en los vestuarios les pregunté al encargado, al «técnico» y a otra persona que ayuda y, después de pensar unos instantes para responderme, la excusa que me dieron fue que eran 19 en el equipo y sólo 5 los cambios que se podían hacer. Aunque 2 ó 3 de los que efectuaron ya habían jugado en el primer partido.

Entonces, pregunto: si los niños iban ganando 5 a 0 ¿no hubiese sido posible que todos tuvieran la oportunidad de pisar la cancha aunque fuera por 10´? ¿o es que no tienen conciencia verdadera que están tratando con niños de 10 u 11 años. Les sugiero a las instituciones deportivas que inviertan en técnicos con calidad humana primordialmente y luego con calidad deportiva.

Rubén Fagotti

DNI 20.196.750

Regina


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios