Siete años de prisión para el asaltante de dos colectiveros

Brian Pradena fue reconocido por las víctimas, en Bariloche



#

Archivo

Las dos víctimas reconocieron sin titubear a Pradena como uno de los asaltantes. Con Mauricio Ojeda tuvieron dudas.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- Los jueces de la Cámara Segunda del Crimen encontraron a Brian Pradena (18) culpable del violento asalto a un colectivero y de dispararle a otro al que no hirió por poco y le impusieron 7 años de prisión, la misma que había solicitado el fiscal Enrique Sánchez Gavier, y apenas dos meses más alta que el mínimo previsto para el robo con arma de fuego apta para el disparo. Su presunto cómplice en los hechos, Mauricio Ojeda (21), resultó absuelto por la duda y recuperó la libertad, porque pese a los reconocimientos entendieron que la descripción que brindaron las víctimas no se ajusta a la fisonomía del imputado. Según la acusación, el primer hecho ocurrió a las 6:15 del 18 de enero, cuando ambos se presentaron en la cabecera de la línea 61 del barrio 150 Viviendas, Pradena portando una pistola y su cómplice una escopeta, y realizaron un disparo al aire para que les abrieran la puerta del colectivo. Pradena golpeó al chofer Ariel Mendoza en el rostro, mientras le exigía que le diera lo que tuviera de valor, y luego lo golpearon con los puños, los pies y las armas, y le apoyaron el cañón del revólver en las piernas, mientras le manifestaban “te voy a dejar inválido, vos ya sos el tercero”, y accionaron un arma a la altura de la nuca antes de llevarse unos 255 pesos, el celular y el reloj del trabajador. Momentos después llegó el interno 62 de la misma línea y Pradena disparó la pistola en dirección al micro, acertando con un proyectil en el parabrisas del vehículo, sin herir al conductor, pese a que perforó su asiento. El hecho restante también está referido a Pradena, porque hallaron en su poder las armas de fuego mencionadas. Tanto Pradena como Ojeda negaron su participación en los hechos y ofrecieron una versión exculpatoria que reforzaron con testimonios de familiares. El primero responsabilizó por los hechos y por dejar las armas en su casa a Matías Díaz y Federico Riquelme, y aseguró que los confunden con ellos, y Ojeda negó su participación. Mendoza brindó un dramático testimonio de su experiencia, reconoció a ambos imputados y el arma con que lo apuntaron, y sostuvo con Pradena un careo donde le recordó cómo trataba de disuadirlo de que le disparara y ponía a su disposición cuanto tenía de valor. La firmeza del trabajador en sus dichos exasperó tanto a Pradena que pidió ser llevado a la cárcel, insultó al tribunal y derribó un escritorio a patadas cuando lo retiraban de la Sala de Audiencias. El otro conductor, Santiago Vázquez, también reiteró que reconocía a Pradena como quien le apuntó, levantando el arma en forma horizontal por sobre su cabeza, y efectuando un disparo que atravesó una ventanilla, su asiento y el parabrisas del micro, y un segundo disparo que hizo que acelerara y escapara con el rodado.


Comentarios


Siete años de prisión para el asaltante de dos colectiveros