En Roca, la intervención temprana es clave para disminuir el riesgo de secuelas de un ACV

Profesionales del Sanatorio Juan XXIII trabajan sobre la importancia de la prevención. Este jueves brindarán una charla abierta a la comunidad en las instalaciones de RÍO NEGRO.

Este sábado se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV), una enfermedad que se constituye como la principal causa de discapacidad crónica del mundo y la tercera de mortalidad. En Río Negro se estima que aparecen 560 nuevos casos por año, frente a un promedio anual nacional de 60 mil.

El jefe del servicio de Neurología y director de Centro de ACV del Sanatorio Juan XXIII, Javier Moschini, dialogó con RÍO NEGRO acerca de la importancia de la identificación de los síntomas en los primeros minutos. La intervención temprana es crucial para reducir la probabilidad de secuelas.

Pero, ¿qué es un ACV? Según el especialista, se trata de una «enfermedad del cerebro» que es caracterizada por la aparición repentina de síntomas. Se origina a partir de alteraciones del flujo de sangre. En un 80 por ciento de los casos son isquémicos o infartos y el restante 20 hemorrágicos.

«El ACV es una emergencia médica que requiere de intervención inmediata para amenizar sus consecuencias. No se trata de esperar y ver qué pasa, automedicarse o acostarse a dormir. En las primeras horas hay una gran oportunidad de disminuir el daño«, aseguró Moschini.

Se estima que un 50 por ciento de los pacientes sufrirán alguna secuela. Pero la cifra puede incrementarse de acuerdo a la edad, el tipo de atención recibida y la posibilidad de acceso a tratamientos de rehabilitación.

Estos derrames pueden darse en todas las franjas etarias, aunque su prevalencia aumenta a partir de los 50 años por la incidencia de factores como el tabaquismo, la obesidad, sedentarismo, colesterol, entre otros. De ahí la importancia de la modificación de conductas y la incorporación de hábitos saludables.

Cuáles son los señales


«La clave es la aparición súbita de los síntomas para sospechar que clínicamente se está ante un ACV», enfatizó Moschini.

Algunos indicios a tener en cuenta es la parálisis motora o debilidad de un lado del cuerpo, adormecimiento y hormigueo (nivel sensitivo), dificultades en el habla, problemas de la visión, alteración de la consciencia y dolor de cabeza intenso.

Si se está ante la presencia de algunas de estas señales resulta de vital importancia llamar al 107 para trasladar al paciente a un servicio de emergencias hospitalarios.

Jornada de sensibilización


Representantes del Centro de ACV del Sanatorio Juan XXIII llevarán adelante una charla abierta sobre ACV. Será este jueves a las 18 en el auditorio del tercer piso de RÍO NEGRO (9 de Julio 733).

«La jornada está digirida a la comunidad. No es para profesionales de salud sino para pacientes, familiares y público general interesado», detallaron desde la institución. La entrada será gratuita y no requiere de inscripción previa.

Dentro del temario se hablará sobre ACV agudo, factores de riesgo, prevención y rehabilitación. Será brindada por los profesionales Javier Moschini, Mariano Reyes y Noelia Vicente. También se sumarán con una intervención, artistas del grupo Curarte de Fundación Cultural Patagonia (FCP).

El Centro de ACV del Sanatorio Juan XXIII fue constituido desde hace 7 años, y está conformado por un amplio equipo multidisciplinar con entrenamiento específico en la temática. Actualmente, las autoridades se encuentran en gestiones para acceder a una certificación internacional.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora