Exclusivo Suscriptores

Girsu en Viedma: ambiente cuidado, pero muy caro

Crece la preocupación por el costo para mantener la gestión de residuos domiciliarios. La ciudad sólo recauda el 25% de los fondos necesarios. El municipio inició gestiones en Nación y Provincia, pero sin resultados concretos. Proyectar un aumento en la “tasa Girsu” para 2024 es una de las opciones.

La Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) de Viedma tiene reconocimiento nacional e internacional, pero en el municipio cada vez están más preocupados por el costo del programa.

En los últimos días los reclamos privados se hicieron públicos, en distintas referencias del intendente Pedro Pesatti, quien dejó entrever que se sienten abandonados. Porque «no hubo respuesta» en las gestiones realizadas ante los gobiernos Nacional y Provincial «y, a veces, no hace falta andar pidiendo» sostuvo con desazón.

El reclamo se explica en los 1.100 millones de pesos que el municipio invirtió desde su puesta en marcha en enero de 2020 hasta julio pasado: a razón de casi 30 millones mensuales y apenas una cuarta parte se cubre con la recaudación de la tasa Girsu; que está zonificada y tiene como valor máximo unos 3.000 pesos mensuales por frentista.

Ese «esfuerzo financiero» equivale a «cien cuadras de asfalto» según el análisis oficial, como para no dejar dudas de la importancia de los números que se exponen.

Frente a esta realidad, a fines de julio, el Ejecutivo declaró la Emergencia Financiera Ambiental «por el término de 180 días, prorrogables por igual término».

El decreto pide a «las distintas Secretarías» que se apliquen medidas «que tiendan a preservar y colaborar» a partir de «un trabajo coordinado, para la obtención de asistencia tanto técnica como financiera de la Provincia de Río Negro y de la Nación».

También promueve «la suscripción de convenios con instituciones púbicas para el desarrollo de medidas ambientales que favorezcan la situación financiera» del Girsu.

Sobre la situación planteada Gastón Gutiérrez, presidente del consorcio Centro Ambiental Patagónico Girsu, contó que el organismo sólo cuenta con dos empleados y «la mayor parte del gasto se lo lleva la operación en el relleno sanitario».

Los residuos llegan a la planta de clasificación y separación donde trabaja la Cooperativa Cotranvi, que nuclea a los recuperadores urbanos formalizados; y lo que no se recicla se envía al relleno ubicado a 25 kilómetros, hacia la zona de La Cuchilla.

En ese lugar «se hace la excavación, la compactación, la cobertura y el tratamiento de los líquidos» explicó.

Ese relleno que existe en Viedma es uno de los 36 que funcionan en el país contra más de 5.000 basurales a cielo abierto.

En la actualidad el consorcio es parte fundamental del manual de modelos de gestión junto con pares de Brasil, México, Ecuador, Colombia y Chile y, además, brinda asistencia técnica a la provincia para el proyecto del vertedero de Bariloche y asesora a los municipios de Quilmes, Villa María (Córdoba), Santiago del Estero y La Banda.

«Hay plata para otros que mantienen los basurales a cielo abierto y no para Viedma, que es un modelo en el país» se quejó Gutiérrez y recordó que el tratamiento en los rellenos sanitarios tienen un costo mucho más elevado que los basurales a cielo abierto. «Que nos tiren un centro» reclamó.

El presidente del consorcio es también el secretario de Servicios, Espacios Públicos y Ambiente del municipio y pide una «mayor responsabilidad» de los integrantes del Concejo Deliberante «para sincerar» la tasa Girsu que «está desfinanciada».

Dijo que «la discusión a fondo es ahora» cuando se realice el tratamiento de la ordenanza tarifaria para 2024 que debe ser aprobada en doble vuelta.

La capital provincial es parte fundamental del consorcio ya que los costos son proporcionales a las necesidades y esta ciudad aporta el 80% de los residuos que son tratados antes de su disposición final. El resto proviene de Patagones, incluidas las localidades del interior del distrito, “por eso la relación está creciendo” y San Javier.

Inversión oficial

1.100
millones de pesos lleva invertidos la municipalidad de Viedma desde la puesta en marcha del programa.

«Todos elogian pero nadie pone para financiar el sistema» dicen en el municipio


En la recta final de su mandato el intendente capitalino Pedro Pesatti destacó, días atrás, ante Río Negro la «política ambiental», a la que consideró «la más importante ejecutada en Río Negro» y que significa un «gran esfuerzo financiero» para el municipio.

En su análisis agregó que «Viedma es la única ciudad que ha saneado y no contamina con sus residuos domiciliarios» por eso «debe tener una contraparte» de Nación y de la Provincia por su «contribución al ambiente».

El reclamo no sólo fue a través de los medios.

Tiempo atrás realizó gestiones ante la Secretaría de Ambiente de Nación y también golpeó puertas en la administración provincial, sin resultados concretos hasta el momento.

Una alternativa sería un ATN con fondos que saldrían del Ministerio del Interior. Apenas un paliativo para cubrir el desfinanciamiento del sistema.

La preocupación está centrada en el futuro del programa de gestión de los residuos domiciliarios.

Uno de los puntos agendados es la próxima discusión en el ámbito del Concejo Deliberante de la ordenanza tarifaria para 2024.

Aumentar la «tasa Girsu» para mejorar el ingreso de fondos será clave, aunque no es la única alternativa en estudio.


Viedma aporta el 80% del volumen de residuos que terminan en el relleno sanitario. El resto corresponde a lo que se genera en San Javier y Patagones.


Las autoridades de Viedma y Patagones buscan alternativas para financiar el programa. Foto: gentileza.

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora