La historia de Vasthi, la carnicera que troza carne y estereotipos en Roca

Tiene 51 años y trabajó toda su vida para criar cuatro hijos sola. Desposta para su clientela y detrás del mostrador, combate ideas machistas de un oficio históricamente asociado al varón.

En un oficio plagado de varones, Vasthi Niefergold se destaca entre cortes de carne vacuna, cuchillos y sierras. Son contadas con los dedos de las manos las carniceras mujeres en la ciudad, en la región y quizás en el país. A los 51 años es empleada de una carnicería porque le dieron la «oportunidad», como ella misma dice.

Vasthi se dedicó toda su vida a un rubro totalmente diferente. Era trabajadora del Estado Provincial y se desempeñaba como operadora en la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) luego de cursar varios años la carrera de Licenciatura en Trabajo Social, que tuvo que dejar. Actualmente se dedica también a la cosmetología y al fútbol.

Su nombre es de origen judío alemán, pero es nacida en Chile y se radicó en Roca hace muchos años. Tiene cuatro hijos a los que crió sola a fuerza de sacrificio y dedicación. “Fue un poco difícil pero pude salir adelante trabajando siempre. Lo complicado fue no poder estar el tiempo que quisiera con ellos, pero la verdad salieron buenas personas y eso es lo único importante”, aseguró la mujer. 

A la carnicería llegó por un reemplazo temporario sin saber nada, pero resultó ser tan idónea para el oficio que quedó hasta el día de hoy, cinco años después. Como todo el resto de los empleados varones, aprendió en la práctica del oficio, no hay cursos ni talleres de capacitación.

“Yo no tenía idea cómo cortar carne, no conocía los cortes. Mi jefe me fue enseñando. Me preguntaban cuántos cuartos quedaban y yo no podía distinguir un cuarto de una paleta”, recordó. Primero aprendió a distinguir las piezas más grandes y luego ya pudo despostar sola. Las milanesas más ricas las hace ella.

Lo que más le gusta es la atención al público. “Charlamos con los clientes, los escucho y también los asesoro”, dijo Vasthi. Principalmente a los que no saben mucho de carne y quieren orientación, los que buscan precio. Ella ya entiende enseguida qué necesita el cliente en medio de una situación muy complicada, porque «la carne no para de subir», dijo.


Ideas machistas: «Hay una cuestión de género”


“Es un trabajo en el que se ven varones. De hecho, hasta las mujeres (clientas) cuando me veían al principio me decían que no les corte carne yo porque no sabía. Era el prejuicio de que como era mujer no sabía cortar. Como muchas veces quedaba sola, no les quedaba otra que les cortara yo”. Así fue como muchos y muchas se terminaron sorprendiendo. 

También le pasó en reiteradas oportunidades de toparse con personas que tenían temor a que ella tome la posta con la sierra y la subestimaban. “Decían: ‘¡Ay nena no te vas a cortar!’. “Ahora los clientes ya me conocen bastante”, dijo entre risas. 

Comentarios como esos fueron habituales en un inicio, cuando a ella también le costó un tiempo ganar seguridad y confianza en sí misma. «Cada tanto entra uno que otro que te dice que no le cortes vos, que le corte un compañero. O me piden milanesas a mi, pero a mi compañero que le corte carne. Entonces yo suelo responder que la que lo estoy atendiendo soy yo«, reveló.  

Ella siempre agradece el rol de su jefe porque considera que tuvo “bastante perspectiva de género” al contratarla. Sencillamente por la razón de que no es muy común ver mujeres en las carnicerías como carniceras, si como cajeras, si como administradoras, si como clientas. Y no es habitual, según Vasthi, “porque no se les da mucho la oportunidad”. 

“Siempre se buscan varones para esos trabajos, no se solicitan mujeres. Entonces, tampoco hay un lugar donde una pueda aprender el oficio”

Vasthi Niefergold, carnicera de Roca

Para ella, es comprensible que a la hora de despostar animales faenados algunas mujeres tengan menos fuerza que un varón, ya que se trata de piezas pesadas. “Pero también creo que hay una cuestión de género, que se prejuzga o se da por hecho de que las mujeres no podemos hacer ese trabajo”, resaltó.

«Los varones ingresan como aprendices y se van perfeccionando en la carnicería generalmente, pero ellos ya tienen la puerta abierta solo porque son varones», apuntó Vasthi, quien apuntó a que existe una asimetría.

“Hay una mirada muy machista en el rubro, lo padecí de las personas y más de las mujeres que de los hombres”

Vasthi Niefergold, carnicera de Roca

Para cerrar, pidió a los empresarios y comerciantes que tengan más apertura con las mujeres y que den más oportunidades. «Yo creo que esa es una deuda pendiente que tiene el rubro con nuestro género», concluyó la mujer, mientras atendía el local.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios