Video | ¡Que orgullo! Desde Roca producen el primer aceite de cáñamo comestible del país

Jóvenes de la Fundación Gen, después de mucho trabajo, lograron producir este derivado. Según sus estimaciones este cultivo puede cambiar la matriz productiva de la región. El Valle es tierra fértil para su producción.

“El otro día hicimos unos fideos y le pusimos el aceite para probarlo y es una bomba”, dice Martin Ancaten, “el sabor es un poquito amargo, pero también ahumado. Es muy rico, muy sabroso”.  Así es, desde Roca al país, una ONG produce el primer aceite de cáñamo comestible. “Decimos que es el primero de la Patagonia, porque somos humildes, pero en realidad es del país” explica.  

Martin Ancaten, junto a Luciano Rivera, Lucas Calegari y Ricardo Peña forman parte de Fundación Gen, una ONG impulsora del cáñamo en el Alto Valle. Nacieron, con personería jurídica en 2019, desde ese momento, junto a un equipo más grande de trabajo – ingenieros agrónomos, abogados y biotecnólogos – exploran, desarrollan e investigan sobre el cáñamo industrial y medicinal. “Detrás de nuestro trabajo hay mucho conocimiento científico”, explica Martín.

“Desde 2019 veníamos trabajando con una genética de cáñamo, que se viene adaptando al valle”, cuenta Luciano, “se sabe que desde siempre se puede hacer aceite comestible y lo veníamos probando. Lo que nos dimos cuenta ahora es que en el Valle estamos en el mejor lugar del mundo para producir cáñamo porque hay muchísima diferencia en los rindes de las plantas”.

Y aporta números: “Los estudios que hoy son de Europa, Italia, España. Se habla de entre 800 y mil kilos de semillas por hectárea. Es decir, plantas una hectárea de cáñamo y cosechas entre 800 y mil kilos de semillas. En el Valle los números que hicimos duplican y hasta triplican esa estadística”. 

“Con estos datos”, dice Luciano, “podemos demostrar que las condiciones en el Valle son las mejores, las óptimas y que realmente el rinde es muy atractivo a la hora de la comercialización”.

El aceite se obtiene de la semilla del cáñamo. Foto: gentileza

Aceite de cáñamo para cocinar:


El cáñamo industrial se cultiva en primavera en suelos ricos y bien drenados. Estas plantas pueden alcanzar casi 4 metros de altura. Necesitan mucha luz solar para prosperar y un riego adecuado para evitar que se sequen. Una vez que las plantas maduran, se cosechan para sus diferentes usos. El aceite de cáñamo industrial, es uno de esos. Otros son las fibras que se extraen de los tallos de la planta que son fuertes, duraderas y resistentes al moho. Se utilizan en la industria textil para fabricar ropa, cuerdas, lonas y tejidos. Y también se emplean en la construcción para hacer materiales aislantes y paneles de fibra de cáñamo. Que, de hecho, desde la Fundación Gen tienen un proyecto que también está en marcha, pero esa es otra historia.

Martín explica la producción del aceite de cánamo comestible de manera sencilla: “La planta que plantamos es igual a la de la marihuana, lo que pasa es que la dejamos que naturalmente se cruce para que genere semilla. Esas semillas van a terminar siendo granos, como el de maíz. De esos granos, es que sacamos el aceite”.

El aceite entonces se obtiene a partir de las semillas de la planta de cáñamo (Cannabis sativa), específicamente de las semillas prensadas. Los pasos serían: primero se cultiva; luego se cosecha, luego se secan, se pasa por la extracción del grano, se prensa  y se extrae el aceite.

El aceite que producen tiene una particularidad: a las semillas las prensan en frío para preservar todas sus propiedades. Por eso, este aceite comestible es rico en ácidos grasos esenciales, vitaminas A y E, calcio, magnesio, potasio y antioxidantes. Además, es una excelente fuente de zinc y Omega-3 y 6.

Y se le suma un dato más. Del proceso de la elaboración del aceite, se genera un producto secundario: harina de cáñamo, que además es libre de gluten.  La semilla que se usa para extraer aceite genera una resaca, que pasado por un molinillo, se convierte en harina.

Para obtener el aceite es necesario prensar la semilla. Fundación Gen lo hace en frío para poder sus propiedades. Foto: gentileza

Producción en el Valle:


La escala que manejan desde Fundación Gen es experimental. Pero, ya proyectan que cuando tengan todas las certificaciones, se expandirán. “Una vez que estemos habilitados podemos salir al mercado y estar en las góndolas de los supermercados. Ahí vamos a producir en una escala más grande”.

El aceite de cáñamo esta incorporado al Código Alimenticio nacional. La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación a través de su Resolución 31/2023, sumó al Código Alimentario Argentino a las semillas de cáñamo a la categoría de «semillas comestibles». En la resolución se incorpora también la «harina de semilla de cáñamo» que es la proveniente de la molienda de la torta de semillas y el aceite de semillas de cáñamo.

Para que quede habilitado este aceite debe pasar por: la Comisión Nacional de Alimentos, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat). «Una vez que Nación nos incluya en el código alimenticio, la provincia de Río Negro, como pertenece al sistema de Información Federal para la Gestión del control de los Alimentos (SIFeGA), lo suma también al Código Alimenticio Provincial. De esa manera nosotros accedemos a los dos permisos que necesitamos: uno para el tránsito provincial y el otro nacional», explica Martín.

 El aceite tiene la calidad como uno de oliva, de lino o quinoa. Se va a poder usar para ensaladas o cualquier tipo de comida. Y no está de más aclarar, que ni el aceite ni la harina, tienen poderes psicoactivos.

“Una vez que pase por todos los controles legales, que necesita cualquier aceite, ya estaría en las góndolas”, dice Martín.De hecho, ya están en contacto con la Cámara de Supermercados de Latinoamérica y “están muy ansiosos de tener nuestro producto en sus góndolas”, cuenta. También el sector gastronómico le hizo llegar su alegría. “Nos encantaría”, cierra, “ya poder comercializar el año que viene”.

Semilla del cáñamo una vez cosecha. Foto: Gentileza

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora