Avistaje de ballenas en Las Grutas: el plan de manejo estará listo en febrero

Lo aseguraron los biólogos que trabajan en el proyecto. “Hay muchas posibilidades de crecimiento para este producto turístico” afirmaron

Once años después del inicio de los paseos de avistaje embarcado se comenzó a trabajar en un plan de manejo para la actividad, que estará listo en febrero. Para hacerlo se utilizará toda la información que se viene recopilando desde 2014, ya que esta es la etapa final de una iniciativa que financia el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y busca proyectar, al menos a 10 años, el marco que servirá para regular y potenciar los embarques.

“Desde que comenzaron, las excursiones de avistaje se dieron de manera experimental. Están enmarcadas en la ley provincial 4066, que declaró a la ballena monumento natural. La secretaría de ambiente de la Provincia fue emitiendo resoluciones que fijaron algunas pautas para regular los paseos. Pero la idea es dar un paso más y hacer un plan de manejo integral, que fije objetivos de conservación, sociales y de turismo, para el desarrollo sustentable del producto” explicó la bióloga marina Magdalena Arias, que es una de las profesionales que conduce el proyecto.

Una vez que el plan de manejo esté terminado el paso que sigue es que lo apruebe la autoridad de aplicación, que en este caso es la cartera de ambiente de la Provincia, y por último un decreto del gobernador” completó la bióloga.

Los datos básicos que permitirán delinear el plan ya fueron compilados, y pudieron determinar el comportamiento de las ballenas francas que llegan cada año. Es decir, su distribución, el uso del hábitat y su tendencia poblacional. También se precisaron aspectos ligados a la experiencia que buscan vivir los turistas que realizan los paseos.

“Hay una licenciada en turismo, Guadalupe Sarti, que es la que está abocada a esto. Por las encuestas que se hicieron los que se embarcan valoran la cercanía que se logra al contemplar a los animales. Esto por el tipo de embarcaciones que se usan, que son botes semirrígidos. A diferencia de otros lugares, como Puerto Madryn, en Chubut, en los que la actividad es más masiva y se realiza a bordo de catamaranes. Además los grupos son reducidos. También destacaron la posibilidad de avistar otro tipo de fauna marina, como delfines, lobos marinos, pingüinos y avifauna” detalló Arias.

Con respecto a los cetáceos, se sabe que llegan a la zona para reproducirse entre fines de julio y finales de octubre. Cada vez ingresan en mayor cantidad, porque las medidas de conservación están contribuyendo a que la especie, que fue diezmada por la caza, se recupere. Aunque la cifra de ejemplares está muy lejos de los 60.000, que, para la bahía de San Antonio, reportaron los bitácoras de los buques balleneros que los exterminaban. “Hoy los animales que nos visitan no llegan a 6000” manifestó el biólogo Raúl González, que también integra el proyecto.

“Las ballenas se ven generalmente en la costa noroeste del Golfo, particularmente en el sector que está entre el Puerto San Antonio Este (ubicado a 65 km de Las Grutas) y Caleta de los Loros (aproximadamente a 100 kilómetros al suroeste de Viedma)” informó Arias.

Esto abre la posibilidad de que, a futuro, se expandan los sitios de embarque, ya que ahora en el Camino de la Costa que une SAE con Viedma no se realizan estos paseos, que parten desde Las Grutas y desde el Puerto San Antonio Este (que está a 65 km por ruta 3 del balneario).

“Por la abundancia de ejemplares podría ser, pero desde lo económico no sé si es viable, por el traslado que implica mover a la gente a esas zonas. Aunque a futuro podría haber desarrollos en otros puntos, ya que todo indica que la cantidad de cetáceos seguirá creciendo” consideró Arias.

El dato vinculado a la tasa de crecimiento no es el único que genera expectativas sobre el futuro de estas excursiones. Ocurre que durante el último año aumentó exponencialmente la llegada de madres con cría, y esto es un indicio alentador.

“Es que, desde lo comercial, es positivo porque estas ballenas permanecen más tiempo en la zona, ya que como están pendientes de sus crías no tienen un comportamiento tan activo y aventurero como los grupos de cópula o los ejemplares solitarios, que se mueven más entre diferentes sitios y pueden estar un mínimo de 3 días y abandonar el Golfo para trasladarse hacia Chubut, por caso. Que comiencen a abundar estos cetáceos que se quedan un lapso mayor hace que, durante los paseos, sea más fácil avistar a la especie” explicó la científica.

Otro punto a favor es la receptividad que tienen las ballenas a la actividad embarcada.

“Las francas tienen un umbral de exposición alto. Es decir, pueden ser avistadas, sin manifestar signos de estrés, hasta un 40% de las horas de luz de una jornada. Actualmente, debido a la cantidad de embarcaciones y al número de paseos que se realizan la tasa de exposición que tienen en el Golfo es menor al 5%. Así que es grandísimo el potencial de crecimiento que posee la actividad” subrayó Arias.

¿Cómo sigue la confección del plan de manejo?

Hace unos días se realizó el primer taller en el que los expertos expusieron la información que, hasta el momento, recabaron.

Disertaron el biólogo Raúl González y el doctor en ciencias biológicas Enrique Crespo, la bióloga marina Magdalena Arias y la licenciada en turismo Guadalupe Sarti. Fue en el salón de convenciones del casino grutense, y contó con el auspicio del ministerio de turismo de Río Negro, la secretaría de ambiente y cambio climático, la municipalidad local y el Consejo Federal de Inversiones.

“En el mes de octubre realizaremos otro taller, en el que directamente expondremos los puntos que sugeriremos para el plan de manejo. Allí se hará una puesta común, se aceptarán sugerencias de los que concurran y, ya en febrero, directamente presentaremos el proyecto terminado, para su aprobación” expresó Arias.

En la actualidad los paseos de avistaje embarcado se realizan, cada año, desde mediados de agosto hasta fines de octubre. Hay 4 empresas habilitadas para operar con botes semirrígidos que llevan un máximo de 10 tripulantes (que incluyen un guía y al capitán de la nave). Parten desde el Puerto San Antonio Este o desde la tercera bajada de Las Grutas.

Durante el resto del año los embarques siguen, pero se discontinúa la posibilidad de avistar ballenas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora