Sol de Mayo cayó en casa

Perdió 2-1 en Viedma ante Rivadavia de Lincoln, por la ida de las semifinales. El domingo, la revancha

Federal B

Evangelina Martínez

El Albiceleste venía invicto de local y llevaba siete triunfos al hilo.

VIEDMA (AV).- Sol de Mayo cayó por 2 a 0 en el partido de ida como local frente a Rivadavia de Lincoln por las semifinales del Torneo Federal B. Ahora deberá buscar el triunfo en la ciudad bonaerense para acceder a la final por un ascenso al Federal A.

El equipo viedmense perdió el invicto en casa y llevaba siete victorias al hilo. Una marca perfecta que la terminó borrando Rivadavia de Lincoln que pegó en los bajones de su rival.

Apenas arrancó el partido Sol de Mayo fiel a su juego, lo hizo con intensidad, explotando todo en los minutos iniciales y fue cuando se generó la primera polémica. Iván Luquet habilitó a Bruno Sepúlveda que paró la pelota y en el momento del remate, Joaquín Colapetro lo bajó. El árbitro no interpretó la falta y le mostró la amarilla al delantero del equipo local, que siguió buscando con la misma fórmula pero Sepúlveda no pudo conectar de cabeza tras un centro de Luquet.

A los 11 el arquero de Rivadavia comenzaba a transformarse en figura cuando desactivó el remate de Damián Paris de tiro libre y la pelota se fue al tiro de esquina. De ahí salió la contra del equipo bonaerense, aprovechando los espacios Brian Visser se escapó por derecha y al entrar al área sacó un disparo cruzado contra el palo de Nahuel Astutti para poner el 1-0 de la visita.

Incluso tres minutos más tarde Rivadavia tuvo la chance de ampliar la diferencia con Visser que cabeceó solo en el área chica, pero Astutti salvó la segunda caída.

A partir de ahí, Sol recuperó el dominio de la pelota y a los 20 Sepúlveda la peinó para la entrada de Matías Muñoz, que entró solo en el segundo palo pero la reacción del ‘1’ Starópoli fue mejor y cinco minutos más tarde descolgó un cabezazo de Sepúlveda.

El empate llegó a los 28, Sepúlveda tiró el centro y a la carrera apareció Maxi Blanco para poner el 1-1 de cabeza, soñando con dar vuelta el partido.

Pero nuevamente surgió la segunda polémica, Sol de Mayo se quedó con 10 jugadores por la expulsión de Matías Muñoz, y con el partido igualado se fueron al descanso.

El dueño de casa salió frío al complemento y en la furia de dar vuelta el partido descuidó el fondo, que fue bien aprovechado por Veisser que llegó hasta el fondo, sacó un pase para la entrada de Emanuel Barboza que sólo la tuvo que empujar para poner el 2 a 1 para Rivadavia.

El partido se planchó, Sol perdió intensidad incluso el técnico Adán Valdebenito metió mano en el banco para conseguir un empate que nunca pudo llegar. Generó situaciones pero no tan claras como en la primera mitad, mientras su rival también tuvo la posibilidad de llevarse una diferencia más grande en los contra golpes pero falló en la definición.

La vuelta se jugará el domingo a las 17 en Lincoln.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios