Supervisores para educación privada en Río Negro

 LILIANA FINOCCHIARO Directora de Educación Privada – Ministerio de Educación de Río Negro.Especial para «Río Negro»

En referencia a la nota de opinión publicada por el diario «Río Negro» y firmada por el vocal docente Héctor Roncallo, me siento en la obligación de realizar algunas consideraciones, las cuales se encuentran avaladas por mi tarea al frente de la Dirección de Educación Privada, función que desempeño desde el 2004.

La propuesta de creación de la figura de supervisor de Educación Privada, cumpliendo sus funciones específicas en el ámbito educativo de la provincia de Río Negro, viene a llenar un vacío histórico en lo relacionado con el control, la orientación y el asesoramiento de las escuelas privadas y públicas de gestión privada en la provincia, facultad que compete al Consejo Provincial de Educación.

Cuando se proyecta dotar a las escuelas de gestión privada del cargo de supervisor, no se trata simplemente de «obedecer» las órdenes que imparte el ministro César Barbeito, como mencionó el vocal, ya que esa metodología lejos está de la mecánica de funcionamiento participativo establecida en el seno de la cartera educativa.

Justamente, el Ministerio de Educación de Río Negro se caracteriza por la implementación de una mecánica de trabajo, establecida por su titular, en cuanto a la construcción permanente del consenso entre las distintas áreas que lo componen, cuyo fin último es lograr una mejor educación para todos los rionegrinos.

En esa línea, la propuesta antes indicada constituye una respuesta que se construyó en base a la lectura de la realidad de las instituciones y al consenso construido con los distintos actores involucrados en el subsistema de educación privada, con quienes esta dirección tiene una relación fluida y permanente.

Analizando la situación en el contexto nacional, puedo afirmar que en otras jurisdicciones, tal es el caso de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Misiones y Córdoba, con un universo importante de establecimientos privados, el contralor técnico – administrativo-pedagógico de los mismos está a cargo de supervisores propios del área de educación privada.

Estos antecedentes, así como también la necesidad del área de potenciar fundamentalmente el seguimiento técnico – pedagógico de la totalidad de escuelas a mi cargo, dan respuesta e institucionalizan uno de los requerimientos formulados con mayor énfasis por los responsables de los establecimientos educativos privados, los cuales en reiteradas oportunidades han manifestado la necesidad de contar con supervisores específicos de enseñanza pri

vada, para un mejor seguimiento y asesoramiento de la tarea en el ámbito escolar.

Ahora bien, es necesario escribir (o hablar) con mayor nivel de propiedad, ajustándonos literalmente a los términos que se utilizan: de ninguna manera se «privatiza» la supervisión, sino que el CPE designa supervisores «para» las escuelas de gestión privada, facultad del mismo establecida en el inciso l) y concordantes, del artículo 73 de la ley 2.444. Los supervisores designados serán docentes que conducirán el proceso educativo en todos sus aspectos, respondiendo a las políticas educativas del CPE y, por lo tanto, formando parte del sistema educativo rionegrino.

Nadie desconoce que, estadísticamente, existe un crecimiento sostenido de la educación privada en el ámbito provincial y nacional. ¿Cómo no preocuparnos por lograr un contacto más fluido que permita tanto a esta dirección como al Consejo Provincial de Educación una mayor supervisión y acompañamiento a esos establecimientos?

El acceso al sistema provincial de los supervisores destinados a las escuelas de gestión privada se realizará con el cumplimiento de requisitos de designación, relacionados con la antigüedad en la docencia y con cargos de conducción en escuelas de gestión privada (condición indispensable, ya que asegura el conocimiento de las particularidades de la educación de gestión privada), además de la presentación de antecedentes vinculados con titulación, preparación pedagógica y capacitación en gestión institucional específica.

El supervisor escolar «es el docente que conduce el proceso educativo en todos sus aspectos…», entendiendo por «conducción» el asesoramiento, seguimiento y control de gestión del proceso educativo en lo técnico-pedagógico, lo técnico-administrativo y lo institucional.

¿Cómo no preocuparnos por efectivizar este tipo de tareas? No sólo se aseguraría el objetivo de cumplir la misión y funciones específicas del cargo, sino que se aliviaría a los supervisores del sistema estatal de la complejidad y multiplicidad de tareas que llevan a cabo, al ejercer simultáneamente la supervisión de los establecimientos públicos y privados.

Por supuesto, deberá preverse un monitoreo permanente y cortes evaluativos que permitan medir el impacto de esta propuesta, para realizar los ajustes necesarios a los fines de dar respuesta a los nuevos requerimientos de la educación de gestión privada.

No cabe duda de que la tarea de supervisar se convierte, por su función específica, en garantía del funcionamiento del sistema, pero es importante reconocer que el máximo garante, indefectiblemente, es el Estado, el que deberá arbitrar los medios para cubrir con el seguimiento, el control y la evaluación a la totalidad del servicio educativo provincial, incluyendo las escuelas de gestión privada.

A las que también asisten niños rionegrinos.

Que también forman parte del sistema educativo.

Las que necesitan un mayor asesoramiento.

Las que requieren, además, de un mayor control de gestión.

¿Qué se pretende? Intervenir en las instituciones privadas, no ya desde el emergente, sino como condición sine-qua-non para un mejor funcionamiento desde el control, no sólo de la gestión institucional, sino también del compromiso con la política educativa que se determina desde el CPE.

¿Es ésta una privatización de la supervisión escolar? Por el contrario, la intención es lograr un control de gestión, que se ha caracterizado por la permanente búsqueda de una mayor eficiencia y eficacia desde el nivel central.

¿Hay algún interés particular que motiva la decisión de evitar un mayor control, asesoramiento y seguimiento de las escuelas de gestión privada? Si así fuera, sería mejor que se explicite…, para debatirlo en el ámbito que corresponde…

 

 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios