“Taller de poesía en contexto de encierro en el penal 2 de Roca”

Cartas

cartas@rionegro.com.ar

Dirigir la correspondencia a Nueve de Julio 733, (8332) General Roca; al telefax (0298) 4439368 o a cartas@rionegro.com.ar. Consignar domicilio, teléfono, número de documento y localidad. Indefectiblemente se deberá enviar copia del DNI –vía fax o mail–, en caso contrario las cartas no serán publicadas. Se recomienda a los lectores escribir cartas breves para evitar reducciones y permitir la inclusión de más textos en espera. Las cartas no deberán superar una carilla como máximo.

Esta carta surge de la necesidad de brindar el reconocimiento merecido a quienes han hecho su aporte al taller de poesía en contexto de encierro destinado a la población femenina de la Unidad de Ejecución Penal Nº 2 (exalcaidía) de Roca, que se viene implementando desde agosto. Conocedor de la nobleza de los aportantes, que dan sin más propósito que el de ayudar a las poetas participantes que –por circunstancias que no nos corresponde ni es nuestro ánimo juzgar– están privadas de la libertad, decido hacer visible su acto de “dar”, desde mi rol de coordinador del taller. Además, los conozco: son cuidadosos y gentiles. No hacen gala de sus actos. Así es entonces que hay que reconocer a Andrea Leal, Rocío Segovia y Julio Segovia, por haber preparado en papel de regalo útiles para el taller, confeccionado tarjetas para Día de la Madre y habernos visitado; a Mario Rivoire, por donar sets de útiles (cuadernos, lápices, etcétera), gestionar servicios profesionales de oftalmología para alguna poeta y acompañarnos en el andar; a Alejandra Semaan, por obsequiarnos frutas y verduras para cada encuentro semanal; a Alejandro Ponce, poeta y escritor de la ciudad, por compartir sus poemas, donar gratuitamente anteojos recetados para alguna poeta con visión disminuida y costear fotos que documentan el proceso de trabajo; a las poetas Silvia Vilchez y María Elena Bravo Aguilera, ambas de Cipolletti (la primera también docente de la Universidad Nacional del Comahue), por sus poemas y obsequio de útiles (papel de dibujo, lápices de cera, cuadernos, etcétera); a los muchachos de la fotocopiadora del Instituto de Formación Docente, por reproducir gratuitamente cada semana poemas que escribían las chicas; a Belén Álvaro, docente de la UNC, por donar libros de la querida poeta nicaragüense Gioconda Belli; a Evelyn de Lezcano-Mujica, poeta de Islas de la Gran Canaria, España, por su delicadeza de enviarnos poemas y saludos grabados y por generar con las chicas del taller un vínculo literario mediante audios recíprocos; a Daniel Maurino, director del CENS Nº 7, que donó libros de cuentos y poesía e imprimió 25 ejemplares del poemario colectivo “Palabra hablante”, con 34 poemas de seis autoras; a la radio Antena Libre de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de UNC y al “Río Negro” on-line, que a través de los comunicadores sociales Jesús Nori, Daniela Contreras y Sebastián Curinao nos hicieron notas antes de la presentación del mencionado poemario el 19 del corriente en el penal II –el mismo reconocimiento al periódico “La Comuna”, a su comunicadora Candela Rossi Bustafán y al fotógrafo Carlos, quienes cubrieron dicha presentación–. Asimismo, la carta surge fundada en el objetivo del taller: contribuir a la reinserción social de la persona privada de la libertad desde el mismo contexto de encierro. La experiencia se inició en agosto y el director del penal de ese entonces, Darío Chacón, y luego el interventor que lo sucedió, Cristian Villagra, a quien le siguió el actual director, Carlos Emilio Pazos Letelle, así como el director del Servicio Penitenciario Provincial, Hugo Cecchini, han facilitado el proceso sin dilación burocrática alguna. Lo que dio origen al taller fue el compromiso de estar con los más necesitados. La propuesta efectuada en agosto ante el entonces titular del establecimiento hizo suyas palabras robadas a Fito Páez: “vengo a ofrecer mi corazón”. Sin más, cuatro días más tarde, el 19 de ese mes, el taller se inició. Finalmente, motivan esta carta las necesidades actuales del taller, que aquí se dan a conocer por si alguna persona particular, algún funcionario, alguna organización intermedia, alguna empresa o algún representante de cualquiera de los tres poderes de nuestra República, quisiera satisfacer. Se necesita una cámara fotográfica digital (que, además de tomar fotos, filme), un retroproyector (comúnmente llamado “cañón”) y un bafle. No importa si son nuevos o usados, lo importante es que funcionen correctamente. Ésas son las necesidades concretas para continuar dándole funcionalidad al proceso. Quien tenga intención de contribuir, haciendo centro no en las necesidades propias sino en las del “otro”, en este caso las del taller de poesía en contexto de encierro, será bienvenido y su acto nos será significativo. A los mencionados recursos los necesitamos tanto para registrar las voces, las imágenes y la evolución del proceso cuanto para proteger del olvido la memoria colectiva… en fin, para poner la expresión poética a disposición de la reinserción social de Esther, Lily (también Noemí), Siclia del Carmen, Laila, Romina y Noemí, nuestras amadas hermanas poetas. Víctor Alberto Cumio, coordinador del taller DNI 12.698.653 theodoroi@yahoo.com.ar Roca


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora