Worldcoin y el peligroso precio de entregar los datos biométricos

La crisis económica empujó a muchas personas a “prestar” sus ojos para recibir dinero a cambio. Los especialistas advierten por el uso de esos datos. En España la práctica fue “frenada”.

Una nueva polémica se instaló en torno a una práctica que se realiza para avanzar en el terreno tecnológico. España le ordenó a la criptomoneda Worldcoin, cuyo sistema de verificación se basa en el reconocimiento del iris, que deje de recoger datos personales por miedo al uso que les puedan dar en el futuro a esa información. La empresa estuvo en Argentina y había sido intimada por la Provincia de Buenos Aires por el uso de datos biométricos.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) informó haber “ordenado una medida cautelar” para que la empresa Tools for Humanity, que escaneaba los iris a cambio de dinero “cese” sus actividades.

La medida tendrá una validez de tres meses, según la agencia, que dijo haber recibido denuncias contra la empresa por la “información insuficiente” que ofrece, “la captación de datos de menores” y por no permitir “la retirada del consentimiento”.

La criptomoneda Worldcoin, lanzada en julio de 2023 por el director de la empresa de inteligencia artificial OpenAI, Sam Altman, está en la mira de varios reguladores europeos, preocupados por la protección de datos de los usuarios.

Las agencias internacionales AP y AFP reportaron esta semana que el gobierno de Kenia también suspendió las nuevas inscripciones en Worldcoin mientras investiga si la información de los ciudadanos está debidamente protegida. Worldcoin se defendió y sostuvo que sus operaciones preservan la privacidad.

“Resulta necesario adoptar medidas dirigidas al cese inmediato del tratamiento” de datos personales, “prevenir la posible cesión de datos a terceros y salvaguardar del derecho fundamental a la protección de datos personales”, explicó la agencia mediante un comunicado.

“El tratamiento de datos biométricos”, tal y como lo hace Worldcoin, “conlleva elevados riesgos para los derechos de las personas”.

Worldcoin se apoya en un pasaporte numérico que permite a su propietario probar su identidad en línea sin compartir datos personales, pero para obtener este activo, debe someterse a un escaneo de su iris mediante un artefacto biométrico diseñado por la empresa, explicó la AFP.

El objetivo es reducir el riesgo de fraude o de estafa en un sector donde es usual la utilización de seudónimos. Luego de esto los usuarios descargan WorldApp -una billetera digital– que permite recibir los “Worldcoin token”, la criptomoneda.

Worldcoin en Argentina


“La crisis argentina empuja a entregar los datos biométricos a cambio de criptomonedas”, tituló un informe la agencia alemana de noticias Deutsche Welle (DW), al hacerse eco de la actividad en el país. En ese sentido, según informó elDiarioAr unos 360.000 argentinos se han dejado leer el iris a cambio de que les den criptoactivos equivalentes a 22 dólares.

En el informe de la agencia alemana se conocieron algunos testimonios de personas que participaron de la experiencia. En él se pone de manifiesto que las dificultades económicas que se atraviesan en el país explican que cada vez más gente se sume a esta peligrosa propuesta.

“Nos hace falta la plata. Con el momento que estamos pasando en el país todo viene bien. No es mucho pero sirve. Sobreviví al covid, creo que esto no me va a hacer nada”, consideró José Maza, que trabaja como cocinero en un hospital.

“Sería plata fácil sin hacer nada malo. Estás entregando tus datos biométricos y todo eso, pero a veces la necesidad gana”, dijo a su turno Diego Villán, un ciudadano desempleado.

Existen otros que dudan de la responsabilidad de Worldcoin. “Si ni el gobierno sabe para qué es, yo voy a saber menos así que prefiero no meterme”, explicó Franco, que fue hasta una plaza de la Ciudad de Buenos Aires para ver de qué se trataba la iniciativa.

Wordlcoin y los riesgos


Tiago Sada, jefe de producto, ingeniería y diseño de Tools for Humanity, le dijo a DW: “Los datos biométricos nunca se vuelven a usar. Simplemente creamos una criptomoneda que creemos que debe ser un derecho de la gente a reclamar”. Sin embargo esto le genera dudas a algunos expertos como Enrique Chaparro, secretario de la Fundación Vía Libre: “¿Qué pasa si alguien utiliza mal ese dato digital? Si te incrimina en un proceso de fraude, lavado de dinero. ¿Cómo probás que no fuiste vos? Ya es bastante problema darle estos identificadores públicos a los estados. ¿Qué pasa cuando se lo damos a una empresa privada?”.

“Verificar la identidad de las personas es algo que se hace desde hace tiempo. Incluso el Renaper y la AFIP, cuando se abre una cuenta, obtienen los datos biométricos”, le dijo el experto en innovación Nicolás Pstyga a Perfil. Para el especialista, la diferencia entre lo que hace el Renaper y Worldcoin es que, en este último caso, lo está haciendo una empresa privada “con poca transparencia”.

La provincia de Buenos Aires le había pedido a la tecnológica que brinde explicaciones de las actividades realizadas en las distintas localidades provinciales. A través del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación había advertido que estaría transgrediendo los derechos de protección de datos personales. “Se trata de una práctica que no está permitida en los Estados Unidos y que en Europa se encuentra restringida”, había alertado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora