Temen ira musulmana por maltrato al Corán en Guantánamo

La confirmación estadounidense de que personal militar de la prisión en la base de Guantánamo, en la isla de Cuba, maltrató el Corán en cinco ocasiones podría desatar una nueva ola de ira en el mundo musulmán, pese a que el Pentágono busca minimizar los incidentes.

El comandante de ese centro de detención, que guarda prisioneros de la «guerra contra el terror», culminó el viernes una investigación de tres semanas sobre las denuncias de maltrato del Corán.

El resultado es el detalle de cinco incidentes en los que personal estadounidense se desvió de la política oficial de cómo manejar el libro sagrado del Islam. La pesquisa se inició tras explosivas acusaciones divulgadas por la revista Newsweek de que interrogadores estadounidenses habían arrojado el Corán por el retrete para sacudir a los detenidos. Esa información, de la que luego Newsweek se retractó, desató la furia del mundo musulmán, con protestas en Afganistán que dejaron 15 muertos, Indonesia, Líbano, Malasia, Marruecos, Pakistán y Tanzania.

Comparado con la acusación de que el Corán fue arrojado por el inodoro, los nuevos incidentes revelados por el Pentágono lucen accidentales y de poca entidad. En uno de ellos, guardias nocturnos al parecer arrojaron globos de agua alrededor del bloque de celdas, provocando la queja de dos detenidos acerca de que sus libros sagrados habían resultado mojados.

En otro incidente, un prisionero y su Corán resultaron salpicados de orina luego que un guardia se aliviara cerca de un ducto de ventilación, y el viento empujara la orina por el ducto dentro de la celda. Este incidente tampoco desató revuelo entre los detenidos, y el prisionero obtuvo un nuevo Corán y un uniforme limpio, según el reporte.

La investigación, encabezada por el brigadier general Jay Hood, «no halló ninguna evidencia creíble acerca de que un miembro de la Fuerza de Tareas Conjunta (JTF por sus siglas en inglés) en la Bahía de Guantánamo haya arrojado por el inodoro un Corán», señaló el Comando Sur en un comunicado.

El vicepresidente Dick Cheney sugirió que muchos de los informes sobre maltratos del Corán eran mentiras de ex detenidos contrariados. No obstante, la revelación oficial de esos cinco incidentes podría volver a desatar la ira del mundo musulmán, que nunca se acalló del todo después que Newsweek se retractó.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios