Tener energía las 24 horas les cambió la vida

El servicio permanente les llegó a varias localidades de la Línea Sur.

EL CUY (AC).- Salvador ahora se levanta y no tiene que pensar en los apuros cotidianos para poder aprovechar la energía. Sus tiempos cambiaron, como cambió el estilo de vida de la mayoría de los habitantes de la línea sur rionegrina.

Actualmente los comercios pueden tener sus heladeras todo el tiempo en marcha, las salas de salud atienden las emergencias a cualquier hora, y el agua potable está disponible a cada instante.

Desde que varias localidades de la línea sur rionegrina tienen energía las 24 horas del día, las actividades y el ritmo es distinto. «Esto nos beneficia por el asunto del lavarropas, la heladera, y todas esas cosas. Y no sale tan caro tampoco», contó Salvador Beltrán, un habitante de El Cuy.

Antes de la privatización de la energía, varias localidades tenían 14 horas de suministro y otras, 11. El Cuy, por ejemplo, empezó con 11, se le amplió a 14 y ahora tiene 24, al igual que Arroyo Los Berros, Arroyo Ventana, Cona Niyeu, Sierra Pailemám, Cerro Policía y El Caín. Sólo queda Mencué aún con 16 horas, pero será por unos pocos meses.

Estas poblaciones cuentan con centrales de generación aislada. Es decir, en cada una de ellas Edersa tiene una central que genera energía sólo para los habitantes de ese lugar.

En El Cuy, por ejemplo, son 220 casas y unos 500 habitantes los beneficiados. Allí está a cargo Florentino Colicheo, quien contó cómo la gente esperaba a que se largara la corriente para poder empezar a trabajar. «Ahora todo es distinto», dijo.

Tanto él como el presidente de la comisión de Fomento de la localidad, Dalmacio Soteras, destacaron otros dos grandes beneficios que vinieron de la mano: tener agua potable a cada momento (porque la bomba sin energía no funcionaba) y la seguridad de saber que la sala de primeros auxilios puede estar a disposición en cualquier instante. «Algunas veces me llamaban por algunas urgencias para que generáramos algo de energía fuera de hora», recordó el encargado de Edersa en El Cuy.

Colicheo mencionó que al principio tenían energía de 7 a 10 y de 16 a 0. Después el horario se amplió de 7 a 12 y de 16 a 1. «Todos organizaban sus vidas en función de esos horarios. Ahora la gente puede hacer las cosas cuando quiere», dijo.

Como será la importancia que reviste este cambio que hasta los lugareños llevan contados los días en que se produjo el cambio. «Desde hace un mes y cinco días tenemos luz las 24 horas», precisó Soteras el pasado domingo.

Lejos quedó para ellos la historia del famoso molino que les prometía generar energía. Esta mole de hierro quedó como un monumento en medio de la localidad. «Ni siquiera en esa época iba a generar la energía necesaria para cubrir la demanda», se informó. Es que en realidad, nunca llegó a cumplir su fin. La electricidad siempre se otorgó desde una central térmica. Y por horas.

El gerente general de Edersa, Germán Henriquez, se mostró sorprendido por el significado de esta decisión. «A mi me ha impactado. Nosotros hemos aumentado el tiempo y yo lo pensaba desde el punto de vista eléctrico. Pero en realidad no hemos dado más horas, hemos dado una forma distinta de vivir», reconoció.

Henriquez, junto a un grupo de periodistas, recorrió la línea sur rionegrina, llegando hasta el lugar donde la empresa prevé realizar un trazado nuevo. Se trata de la línea El Coihue (Chubut) con El Bolsón, que actualmente está en etapa de análisis por parte del Ente Regulador de Energía. (AC)

Un sistema mucho más seguro y menos contaminante

EL BOLSON (AC).- Menor posibilidad de fallas y la eliminación de ruidos, gases y de eventuales derrames de combustibles, serán algunos de los beneficios que llegarían con la línea de 33 kv. que pretende construir Edersa entre El Coihue (Chubut) y El Bolsón.

Para poner en marcha esta obra sólo falta que la empresa de energía obtenga el certificado de necesidad y conveniencia pública, trámite que debe otorgar el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (Epre).

Actualmente El Bolsón tiene una estación aislada, que genera electricidad con el uso de petróleo y gas. La intención de la empresa de energía es conectar a El Bolsón con la línea que se está construyendo en Chubut. «Esto le va a permitir a la zona varias cosas. Primero tener un suministro de energía de una cantidad que permita abastecer el crecimiento en 20 años. Y en segundo lugar, parar la central térmica que genera actualmente», explicó Germán Henriquez, gerente general de Edersa.

Al dejar de usar la central -asegura Henriquez- habrá beneficios ecológicos, eliminación de ruidos y de contaminación por la generación de gases de los motores térmicos. Además, «la línea traerá una ventaja desde el punto de vista de la confiabilidad del suministro», enfatizó.

Néstor Hernández, jefe de la zona El Bolsón de la empresa de energía, afirmó que en El Coihue hay un puesto de seccionamiento que actualmente se utiliza para la línea de 33 kv que vincula a El Maitén con el resto de las localidades de Chubut en la zona cordillerana.

Este puesto de transformación es el lugar físico donde se pretende instalar la estación transformadora que rebaja los 132 kv que se transmiten del sistema patagónico. «En ese punto se instalará un transformador de 15 MVA destinado a atender tres líneas básicas que hoy existen y que alimentan a El Maitén, otra a Epuyén (quedan igual) y en la tercera, hacia Lago Puelo, se construiría en la misma traza una nueva línea consistente en dos ternas, una de las cuales va a abastecer a El Bolsón y otra que abastecerá El Hoyo y Puelo.

Las necesidades no se acaban

Tienen energía las 24 horas y gracias a ello, también el agua está al alcance todo el tiempo. Pero las necesidades de la gente de El Cuy no se limitan a estos dos servicios. Los problemas aquejan; sobre todo este año con la mortandad de animales por la nieve y la sarna.

«Es un año malo, malo. Los corderos se pagan poco y la lana también. Los remedios son caros y no se pueden comprar. Los pocos animales que tenemos los tenemos que mortificar», cuentan. Para ellos la ganadería es todo. Y si la cosa no funciona, sus posibilidades se limitan notablemente.

La gente cuenta que este año tuvieron «muchas pérdidas de corderos», principalmente «por la nieve y la escarcha».

«Varios de los que nacieron en mayo, junio, julio, se murieron. El invierno fue duro», mencionaron. También la sarna los obligó a disminuir la cantidad de corderos.

«Mi patrón tenía unos 1.125 y no sé si llega ahora a los 1.000», dijo Salvador Beltrán, uno de los habitantes de El Cuy.

Si bien la ganadería es fundamental para ellos, hay otras necesidades que destacan. El Cuy, tiene sólo dos médicos en el mini-hospital que funciona en la localidad, y no es suficiente. Además necesitan un centro comunitario y el espacio físico para que funcione el secundario que se puso en marcha este ciclo lectivo, con primer año.

Con el agua, si bien actualmente tienen un beneficio con la energía las 24 horas, tampoco bajan los brazos en los reclamos. «Como no tenemos un tanque elevador dependemos únicamente de la energía», aseguraron.

«Para hacer hay mucho, pero conseguir cuesta mucho también», coinciden en afirmar.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios