Terminaron el año con aula nueva

El municipio cipoleño arregló una que estuvo cerca de derrumbarse

Luz Rodriguez

CIPOLLETTI (AC)- Alumnos de la escuela 131 pudieron reestrenar el aula casi al final del ciclo lectivo. El salón de clases sufrió un grave problema en el techo y estuvo a punto de derrumbarse. Los directores, cansados de reclamar ante el Consejo de Educación, consiguieron que la municipalidad de Cipolletti contratara a una empresa para hacer la refacción. Para los alumnos de séptimo grado fue el último día de clases porque justo ayer hicieron el acto para despedir el año. De todos modos, los estudiantes alcanzaron a sentarse en las sillas del aula, que quedó completamente renovada. Por la tarde, los niños de primer grado también estrenaron el nuevo salón. A raíz de una fuerte lluvia, el techo del aula comenzó a caerse y cuando la directora advirtió la situación decidió clausurar el salón. Entonces la escuela siguió funcionando con 11 secciones pero con un aula menos. En esa situación, las clases comenzaron a dictarse de manera rotatoria, es decir que un grado por día no concurría por falta de espacio. Así fue la modalidad durante un mes y diez días. Cuando la directora formalizó el reclamo, las autoridades del CPE constataron que había riesgo de derrumbe pero no ofrecieron soluciones. Entonces, desde la supervisión se evaluó el caso y luego tomó intervención la municipalidad. Así el intendente Alberto Weretilneck firmó un contrato con la empresa Zoppi, que realizó la obra en diez días.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora