“Terminator”, la máquina inoxidable

Esta semana Arnold Schwarzenegger, a los 67 años, vuelve con la mítica saga futurista.

Cine

Parece que los años no han pasado para Arnold Schwarzenegger. Al menos así lo siente el actor, que vuelve a encarnar a su personaje más carismático en “Terminator Génesis”, el retorno de la mítica saga futurista, aquella que inmortalizó la frase “Volveré” y que, como nunca, cumplió: ésta es la quinta parte de la saga, y la cuarta en la que actúa el exgobernador de California.

El actor austríaco nacionalizado estadounidense, de 67 años, retoma con orgullo el papel que le dio fama internacional hace más de tres décadas, caracterizando ahora a un Terminator canoso y con algún que otro problema de movilidad.

“No me siento mayor, me siento joven y me mantengo en forma”, explicó durante un encuentro con la prensa en Los Ángeles. “Pero es evidente que he envejecido y que Terminator también”, reconoció sin tapujos.

La quinta entrega de esta franquicia creada por James Cameron en 1984 con “Terminator” ofrece un nuevo capítulo en la guerra que libran los humanos y las máquinas controladas por el sistema de inteligencia artificial Skynet.

La batalla viaja en el tiempo, rescatando escenarios familiares que han marcado la infancia de varias generaciones.

En plena nostalgia, los efectos especiales regalan a los fans el enfrentamiento entre el Terminator del pasado y el Terminator del futuro.

La película se estrena este jueves en los cines de la región.

Sara Puig

9_GfCsZd34A

Avance de “Terminator Génesis”.

EL COMIENZO DE TODO

Schwarzenegger no dudó a la hora de volver a interpretar su personaje insignia, que llegó a su vida tres décadas atrás.

En plenos preparativos para ponerse en la piel del bueno de Kyle Reese hace 31 años, Cameron le convenció que interpretara a Terminator. Al principio “le dije que no, porque ese personaje sólo decía 27 frases en toda la película y yo quería lucirme. Pero James me advirtió que Terminator se convertiría en el personaje más recordado” de esta historia, contó el actor.

El cineasta fue un visionario. “Terminator”, “Terminator: El juicio final” (1991) y “Terminator: Rebelión de las máquinas” (2003) fueron un éxito de taquilla y consolidaron la saga.

La cuarta, “Terminator - La salvación” (2009), perdió su fuerza. Es la única en la que Schwarzenegger no actuó, porque por entonces era gobernador de California. Los efectos especiales se encargaron sin embargo de hacerlo aparecer para mantener el interés.

La poca recaudación hizo tambalear por momentos la continuación de la historia. Pero los estudios de Hollywood no suelen renunciar tan fácilmente a sus franquicias.

Paramount volvió a la carga y hace unos años presentó al actor un guión que estaba “muy bien escrito”, “al mismo nivel” que los primeros, según palabras de Schwarzenegger.

Habrá que ver si es verdad. Por lo pronto, lo que queda claro es que, 31 años después, “Terminator” ha demostrado ser una máquina inoxidable.

Fuente: AP.


Comentarios


“Terminator”, la máquina inoxidable