Testigo dio datos clave sobre autor de la masacre

LA PLATA.- Osvaldo Emir Martínez (27), el joven detenido por la masacre de cuatro mujeres en La Plata, será sometido este jueves a una rueda de reconocimiento de la que participará como principal testigo el remisero Marcelo Tagliaferro, quien poco antes del hecho llevó a una de las víctimas, Marisol Pereyra, hasta la casa donde ocurrió el sangriento ataque. El chofer declaró a la justicia y a la prensa que Martínez sería la persona a la que vio salir del domicilio cuando descendió su pasajera. Pero el defensor del detenido, Julio Beley, cuestionó la credibilidad del testigo: “No es lo mismo lo que dice en los medios que lo que dice en la causa”, indicó. El fiscal Álvaro Garganta, quien está al frente de la investigación, espera los resultados de las autopsias y las pericias, en especial las pruebas de ADN de la sangre encontrada en el lugar y las impresiones digitales, para cotejarlos con los del único acusado. Martínez era novio de Bárbara Santos (29) y mantenía con ella una relación conflictiva por “celos”. La hipótesis fiscal es que habría matado a la joven por ese motivo y habría ultimado a las otras tres mujeres (la madre de Bárbara, Susana de Bartole (63); la hija, Micaela Yamila Galle (11) y Marisol Pereyra (35), amiga de la primera) para eliminar a las testigos del crimen. El fiscal graficó el grado de violencia revelado por la escena del crimen afirmando que “Esto no duró más de seis o siete minutos (…) A mí no me tocó nunca un caso de esta violencia, la rapidez y la forma secuencial que cada una de las víctimas parece haber sido ultimada en el lugar donde se encontraba, sin posibilidad de articular ningún tipo de defensa”. Los investigadores analizaban ayer una serie de cartas que fueron encontradas rotas en un cesto de basura de la casa del imputado, en las cuales el karateca le escribió a Bárbara que no podía vivir sin ella. Sospechan que las rompió al regresar de cometer la masacre. Según el relato del remisero, Pereyra intentó durante el viaje llamar a ambas mujeres al celular pero todas las veces le cortaban el llamado. Dijo que al llegar a la casa salió un hombre y le dijo a Marisol que Bárbara se estaba bañando y la hizo entrar, y que minutos después volvió el hombre y tras golpearle el baúl con la mano le dijo que se marchara porque Pereyra llamaría luego a otro remise para volver. Eso extrañó a Tagliaferro, puesto que la mujer era cliente habitual y no le había pagado el viaje. Tras eso, esperó unos minutos más y se retiró. En el baúl del remise se halló una mancha, presuntamente de sangre, que ya está siendo peritada por Policía Científica. (Agencias)

Susana estaba en la cocina.

Micaela quiso pedir ayuda por celular.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora