Tragedia en Tigre: dos muertos y desaparecidos

Dos embarcaciones chocaron en el río Luján, en los bordes del Delta.

Dos muertos y dos desaparecidos fue el resultado de un choque de una lancha de pasajeros contra una canoa en aguas del río Luján, en los bordes del Delta del Tigre. Uno de los fallecidos es un niño, Ariel Luna, de 9 años, y entre los desaparecidos está su hermano, Walter, de 12. El accidente se produjo el domingo, alrededor de las 20.30, ya caída la noche, cuando siete personas que iban en la canoa cayeron al agua tras el impacto con una lancha de la empresa Expreso Paraná.

La Prefectura Naval rescató los cadáveres del pequeño Ariel y de un hombre de 45, identificado como Ricardo Alberto Barrios. El otro de los desaparecidos es un hombre de apellido Omar Cañete, de 64 años.

Cuatro guardacostas y varios buzos continuaron ayer la búsqueda que, según el prefecto mayor Emilio Casabuón, titular del destacamento Tigre, se hacía cada vez más difícil. «Por la noche no se pudo trabajar con buzos, y a medida que pasan las horas se hace más complicado encontrarlos porque la corriente del río Luján puede llevarlos varios metros». Es que en las úl

timas horas se produjo una sudestada con lo cual «ingresa mucha agua desde el río de la Plata» y en el lugar del accidente había una profundidad de seis metros», según evaluó.

El prefecto dijo que «el patrón» de la lancha de pasajeros «ha sido detenido» en la dependencia a su cargo, y quedó a cargo del juez federal de San Isidro Conrado Bergesio.

El accidente se produjo frente al Museo Naval, en el Tigre, cuando cayeron al agua las siete personas. Lo tres que se salvaron fueron Rafael Luna, padre del pequeño fallecido y del otro niño que está desaparecido, Paulino Luna, de 64, y Roberto Herro, de 47. «Los nenes gritaban, se abrazaron a mí y caímos», explicó en medio del llanto Rafael Luna, relatando la tragedia junto a sus hijos.

El hombre intentó salvar a sus dos hijos pero se quedó sin fuerzas en medio del agua, no pudo sostenerlos y salió del río sin ellos, por lo que uno fue hallado muerto y el otro permanece desaparecido. Luna responsabilizó al capitán de la lancha que chocó contra la canoa, cuyos tripulantes no habrían llevado chalecos salvavidas, uno de los requisitos para navegar en ese tipo de embarcación. «No hicieron nada para esquivarnos, ni seña de luces ni nada, nos paramos haciendo señas que se corran, gritaban y nada», dijo Luna.

El padre de las víctimas dijo que «recién a cinco metros (el conductor) intentó girar». Al ser consultado, señaló que desde la lancha, en la que, dijo, «había dos o tres personas entre ellas una mujer», tiraron «salvavidas y sogas pero a tres metros y no iba a tirar a los chicos al agua» Según el prefecto, tres de las personas que iban en la canoa se salvaron nadando hasta la orilla.

«Hay distintas versiones sobre el accidente. Hay quienes afirman que la lancha no tenía luces y quienes dicen que sí; pero eso va a surgir de las pericias», sostuvo ayer el jefe de Prefectura.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora