Trump y el fin de la globalización

#

El proyecto de globalización logro su auge bajo las presidencias del Norteamericano Ronald Reagan y la Inglesa Margaret Thatcher en la década de 1980 , con su punto culminante tras la caída del Imperio Soviético. Su origen, la necesidad de obtener ganancias luego del agotamiento del proceso de acumulación de la economía física, de carácter industrial , que elevó los niveles de vida de la población mundial luego de la segunda guerra mundial. La globalización significó eliminar aranceles al comercio mundial, liberalizar el comercio global, modificar leyes de los países para flexibilizar el trabajo y el flujo de dinero sin restricciones .

La empresas multinacionales trasladaron sus fábricas a Países de bajos salarios – Asia y México principalmente – pero fundamentalmente la economía mundial se financiarizó. Esto quiere decir que la especulación financiera y el endeudamiento público y privado han sido el motor del crecimiento de una pequeña porción de la población mundial ( el famoso 1%) a expensas de los pobres y clases medias de occidente, que han visto disminuir sostenidamente sus ingresos salariales . China y algunos Países en desarrollo han sido la excepción (Nancy Birsdsall, Centro para el desarrollo Global, Washington ) y la mitad de la población mundial actual recibe un ingreso de 1 a 4 dólares diarios (entre 30 y 120 pesos por día de trabajo) .

Durante este proceso las guerras de conquista avanzaron sobre zonas del planeta que resistieron ese proceso, desencadenando lo que el Papa Francisco ha llamado la tercera guerra mundial . Ese pequeño grupo de poder financiero y militar arrasó primero Yugoslavia, desmembrándola – la llamada Balcanización de un país dividido en tantos otros- para avanzar desde el 11/9/2001 al Medio Oriente : Afganistán , Irak , Somalia , Libia , Yemen, para culminar en Siria .

Más de 4 millones de personas han muerto hasta la fecha (ONG Physicians for social responsibility ) sin contar los aproximadamente 600.000 en Siria.

Este grupo, con eje en los EE.UU. , Inglaterra y el acompañamiento de Países de Europa y también de Oriente, ha desencadenado una crisis financiera global (2008) y una deuda en el mundo incalculable (de papeles derivados sin respaldo alguno se calcula que la misma supero los 3 trillones de dólares ) más la que se puede contar con alguna aproximación; de países , empresas y particulares en 243 billones de dólares según el Instituto Internacional de Finanzas(IIF) al mes de Abril 2018.

Por supuesto estos apuntes no los informan en la tele o en los grandes medios de comunicación, sino lo que interesa que veamos para que el proceso siga normalmente su curso pensando que en realidad algunas cosas han sido obra del terrorismo (ver en estas páginas 17/5/11 y 30/8/2017) .

Donald Trump es una persona nada agradable en sus aspectos personales, pero se trata del emergente de una país en crisis severa, que ha perdido el empleo, el salario y el rumbo en el mundo.

Los EE.UU., dirigido por ese grupo financiero y militar, no sólo se halla en guerra con el mundo, sino con ellos mismos.

Trump emerge como un empresario negociador que representa al país profundo para contrariar la desindustrialización, el endeudamiento privado, la especulación falsa de Wall Street y la mentirosa libertad de comercio impuesta por las multinacionales de Occidente . Es por ello vemos su demonización constante en los medios de comunicación más importantes, las operaciones de prensa amañadas e incluso la intervención de la justicia inventando causas sin apoyo fáctico alguno. Se ha vaciado incluso –obligando a renunciar hasta generales - una parte de su gabinete desde la asunción en el cargo, para intentar mantener el rumbo de la guerra y la especulación financiera como único motor de una parte del mundo .

Pero ese mundo ha finalizado, y parece que Trump lo advierte con claridad. La guerra de Siria ha significado el triunfo de un Estado-Nación y sus aliados Rusia e Irán frente una alianza de casi 50 Países a través de grupos terroristas privados (Al Qaeda e Isis) . Este grupo transnacional se ha opuesto a las cumbres de Trump con los presidentes de Corea de Norte y Rusia y torpedea un acuerdo con Irán.

Pero se encuentra en marcha otra configuración mundial con zonas de influencia bien definidas vinculadas por lazos históricos, geográficos , culturales e incluso religiosos . Vimos el Mundial de Fútbol y los Nacionalismos eran evidentes aún entre Europeos agitando sus banderas, lo cual demuestra que la uniformidad pretendida por la globalización ha fracasado. Sin embargo, son los diversos proyectos globales los que dominan los tiempos que se avecinan, donde el cambio monetario de evidencia palpable ante el fin del petro-dólar y una deuda mundial insostenible : criptodivisas para una parte del mundo representada por Occidente, patrón oro para el eje Chino-Ruso y sus aliados.

Trump ha pactado con Rusia el retiro del apoyo al Isis en Siria por parte de la OTAN y vuelve su cabeza a recuperar empleo e ingresos en los EE.UU., imponiendo aranceles para proteger su industria. Ello contraria el principio central de la globalización que ha devastado un país poderoso que esperemos termine de despertar de un proyecto amargo que lo castigó, castigando al mundo además.

* Abogado. Docente de la Facultad de Economía, Unco.

Es una persona nada agradable en sus aspectos personales, pero es el emergente de una país en crisis severa, que ha perdido el empleo, el salario y el rumbo en el mundo.

Datos

Es una persona nada agradable en sus aspectos personales, pero es el emergente de una país en crisis severa, que ha perdido el empleo, el salario y el rumbo en el mundo.

Comentarios


Trump y el fin de la globalización