Un infarto de la víctima complica más a Cheney

Abogado herido por el 'vice' de

CORPUS CHRISTI, Texas EE. UU. (AP) .- Los problemas para el vicepresidente de EE. UU. no se terminan. A las críticas por el accidente de caza que terminó con un herido y las denuncias a la Casa Blanca por ocultar información se sumó ayer un inconveniente de salud del afectado por los disparos.

El abogado de 78 años baleado accidentalmente por Dick Cheney sufrió un leve ataque cardiaco luego que varios perdigones se le alojaron en el corazón, dijeron ayer fuentes del hospital.Harry Whittington fue trasladado de nuevo a la sala de cuidados intensivos, dijo Peter Banko, administrador del hospital Christus Spohn, de Corpus Christi, en Texas.

Al margen del infortunio de Cheney, las principales críticas se dirigen ahora hacia la Casa Blanca, que trató ayer sin éxito detener la polémica sobre por qué se tardó casi un día en comunicar que el vicepresidente había herido de gravedad a un compañero de caza.

Whittington, un abogado republicano de Texas, fue baleado accidentalmente por Cheney el sábado durante una cacería de codornices en la Granja Armstrong, en el sur de Texas.

El accidente se produjo a las 17.30 del sábado. Inmediatamente, el servicio secreto que acompañaba al vicepresidente informo a la policía local. Una hora más tarde, el jefe de gabinete del vicepresidente, Andrew H. Card, Jr., llamó a Bush y le dijo qu había habido un accidente de caza en el que estaba implicado Cheney, sin más detalles. Pasó media hora más hasta que el consejero Karl Rove matizara al presidente que su número dos había disparado contra alguien.

A pesar de todo, la noticia del accidente no se puso en conocimiento del portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, hasta la noche. Por fin, a las 11 de la mañana del domingo la propietaria del rancho y anfitriona de Cheney, Katharine Armstrong, llamó al diario local The Corpus Christi Caller-Times para informar de lo sucedido. Tras realizar la comprobación con la oficina del vicepresidente, el diario publicó la información en su página web a las 13.30. Una hora más tarde las agencias de prensa comenzaron a repicar la noticia.

El hospital dijo que Whittington sufrió ayer arritmia cardíaca debido a un perdigón alojado en el corazón y que los médicos realizaron una operación para introducirle un catéter.

Aunque el abogado expresó su deseo de abandonar el hospital, Banko dijo que posiblemente deberá permanecer otra semana por si acaso otros perdigones se desplazan a otros órganos o a otras partes del cuerpo.

«Parte de los perdigones parecen haberse desplazado y se alojaron en una parte de su corazón, en lo que podríamos considerar un ataque cardíaco menor», dijo el doctor en una conferencia de prensa a las puertas del hospital. Los médicos dijeron que Whittington no sufrió síntomas de un ataque al corazón o algún otro problema.

Los galenos decidieron dejar los perdigones en su cuerpo e indicaron que puede vivir una vida sana así. Voceros de Cheney emitieron un comunicado diciendo que Cheney llamó ayer por teléfono a Whittington, le deseó pronta recuperación y le preguntó si había algo que pudiera hacer por él, añadió el comunicado. «El señor Whittington estaba de buen ánimo, pero obviamente su condición necesita la estrecha vigilancia que los médicos ya le están dando».

Horas antes, Cheney recibió una amonestación judicial por violar las leyes de caza de Texas al no adquirir una estampilla de siete dólares que le daba permiso para disparar contra aves en tierras altas. La amonestación provino del Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas

Humoristas se hacen un picnic

Humoristas y caricaturistas de Estados Unidos se ensañaron con el vicepresidente Dick Cheney por su torpeza durante una cacería de codornices. Cheney es un ferviente defensor del porte de armas de fuego, un político cercano a los sectores petroleros y de la industria militar y como uno de los «halcones» artífices de la guerra en Irak.

• «Esto es algo que descubrí hoy sobre el incidente. Ustedes no lo saben. Resulta que Cheney torturó al hombre por media hora antes de dispararle», bromeó el popular presentador Jay Leno.

• David Letterman, de CBS, señaló «Buenas noticias, señoras y señores: finalmente hemos encontrado armas de destrucción masiva: Dick Cheney».

• John Stewart comediante: «Esta historia tiene sus ribetes cómicos. Pero también plantea un tema serio, sobre el cual tengo convicciones muy firmes. A las mamás y los papás que estén viendo este programa, quiero enfatizarles algo: No dejen que sus hijos vayan de caza con el vicepresidente».

• El periodista Andy Borowitz: «Cheney reconoció que el hombre al que le dispar no era Ayman al-Zawahiri (número dos de Al Qaeda), sino Harry Whittington, un abogado millonario de 78 años de Austin, y culpó por la confusión a 'una falla de inteligencia'», escribió. (AP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios