Un paciente cada seis minutos se atiende en la Guardia del hospital de Roca

El servicio del López Lima se encuentra desbordado. El 35% de las personas llega con traumatismos. Advierten una suba en asistencia a niños desde que no atienden las 24 horas en los centros privados.





1
#

Desde las 20 es el pico de llegada. La espera ronda las dos horas, excepto en urgencias. (Foto: emiliana cantera )

2
#

3
#

4
#

El servicio de Emergencias del hospital Francisco López Lima permanecía repleto. Habían pasado pocos minutos de las 20 y la gente se multiplicaba en la recepción. Cuatro bancos acopiaban a pacientes y acompañantes, otros esperaban de pie. Pero adentro había aún más. Los tres box donde se realiza la clasificación del llamado “triaje” según la emergencia de atención, la sala de trauma y reanimación, las cuatro camas de observación del fondo, en todos los espacios había pacientes. Hasta en el pasillo interno, en las sillas de ruedas formaban una fila: primero un hombre al que le tomaban la presión. Atrás una mujer con un cuello ortopédico. Y seguían dos sillas más. Por ese mismo pasillo, donde más acá dos nenes esperaban por la realización de radiografías y la vista de un traumatólogo, también circulaban médicos, enfermeros y camillas.

La postal del lunes anterior es recurrente cada noche en el nosocomio. A las 20 inicia “la hora pico” de llegada de adultos a realizar consultas y desde las 22 se acentúa el fichado de pacientes pediátricos.

La guardia del López Lima atiende a unos 250 pacientes al día. Aseguran que el “desborde” se vincula fuertemente a la falta de guardias médicas continuas en centros de salud privados de la ciudad.

“La mitad de los pacientes que vienen tiene obra social y se atiende acá porque no tiene respuesta en el ámbito privado”, sostuvo Julio Fernández, médico generalista y jefe del servicio de Emergencias.

Incluso, refirió a que se fichan un promedio de 100 niños. “En el último año el flujo pediátrico ha aumentado un montón”, enfatizó e informó que la mayoría de los que asisten consultan por fiebre alta y síntomas de enfermedades respiratorias.

Respecto a la gran llegada de personas, no es un aspecto menor la llegada de vecinos que residen en barrio Nuevo. Si bien tienen un amplio Centro de Salud que fue reinaugurado meses atrás. “Hay mucha gente en esa zona y no da abasto, se desborda”.

En el hospital atienden tres médicos generalista y cuatro enfermeros por turno. “Corremos sin parar”, manifestó la jefa de Enfermería, Mónica Quezada, sector que más padece los maltratos de los usuarios del servicio (ver recuadro).

“Estamos al límite, siempre hace falta más personal”, remarcaron. “Es una guardia de emergencia, eso es lo más difícil que entiendan. La urgencia es prioridad”, finalizaron.

“Corremos sin parar. Los recibimos cuando llegan y sabemos que podemos ligarnos un manotazo si tienen que esperar”.

Mónica Quezada, jefa de Enfermería en el servicio de guardia.

“Que las clínicas los reboten también nos afecta. (...) La mitad de los pacientes que vienen tiene obra social y se atiende acá”.

Julio Fernández, médico generalista y jefe de Guardia del hospital

Por la mañana el servicio trabaja más tranquilo, a última hora de la tarde se llena de pacientes.
Emiliana Cantera

El sector quedó chico y abraza la promesa de ampliación

“El sector quedó chico para el hospital, que alcanza la complejidad 6 porque atiende todas las especialidades, pero no alcanzan las camas”, subrayó Fernández, jefe de Guardia del nosocomio roquense.

El servicio cuenta con cuatro camas para observación de pacientes, que en teoría deberían contar con una rotación cada tres horas, por ejemplo en el caso de una persona con traumatismo de cráneo tras un hecho de tránsito.

“Tres horas es el tiempo en que el paciente debería estar resuelto: o quedar internado, irse a su casa o ser derivado a otro centro de mayor complejidad. En la práctica no es así”, explicó Fernández.

Esas camas se convirtieron en un auxilio cuando se completan las unidades de la sala de internación, por lo que pacientes operados o que requieren internación por otras patologías o traumas son alojados en las dependencias del servicio de Emergencias.

“Algunos pasan acá hasta un día, o más, porque el hospital está saturado de demanda, quedó chico”.

Además de ese sector de observación, el área cuenta con dos consultorios para la atención médica, más una sala de ingreso con tres box en donde los enfermeros realizan la evaluación triaje.

Enfrente se ubica una sala de procedimientos para curaciones, suturas, colocación de yesos.

Aparte se ubica una sala de trauma y reanimación, equipada con desfibrilador, electro, respirador, para atender las emergencias con riesgo de vida.

Lo ideal, para la conducción del servicio, sería contar con dos camas más en la sala de reanimación, en donde ante un hecho con más de dos heridos graves sería imposible atender a otras personas en gravedad.

“Hay proyectos para la ampliación de la Guardia. El ministerio puso el ojo en la guardia y eso es más que positivo”, sostuvo.

En el pasillo interno, una mesa administrativa. Allí confluye el personal de salud.
César Izza

Traumas en accidentes, lo que más atienden

Al consultar por la patología prevalente se refirió a los traumatismos causados principalmente por accidentes de tránsito, que a diario representan un promedio del 35% de los casos atendidos.

“La gente no usa casco, y lo que más tenemos es eso: motociclistas sin casco que terminan con golpes en la cabeza”, indicó el médico generalista.

Sin embargo, se remarcó que el otro 30% de las personas que consultan llega por las llamadas “consultas verdes”: pacientes levemente lesionados. “Ni siquiera preguntan por turnos externos, vienen acá porque culturalmente existe la costumbre de consultar acá. En la recepción se los redirecciona a consultorios, incluso les otorgan turnos”.

Las patologías digestivas fueron numerosas en verano y se estima que con la llegada de los fríos de esta temporada habrá un crecimiento en los casos de enfermedades respiratorias. “Se está pensando en el refuerzo con un consultorio de pediatría”, deslizó.

“Los recibimos cuando llegan y sabemos que podemos ligarnos un manotazo si tienen que esperar” , agregó Mónica Quezada, jefa de Enfermería en el servicio.

“7 de cada 10 vienen con prepotencia”

Días atrás un joven agredió a dos profesionales que intentaban atenderlo y destrozó los materiales de trabajo que tenía al alcance.

Los enojos aparecen en el cotidiano.

“Creen que por pagar sus impuestos tenemos que estar a disposición. Se les brinda desde la aspirineta hasta el frasquito para la orina, de lunes a lunes, mañana, tarde y noche es la misma atención. De este lado no se puede trabajar con este estrés, recibir este maltrato”, reclamó Quezada, enfermera del servicio.

En números

meses hasta adultos mayores se atienden en el mismo sector del hospital. Les realizan estudios y análisis si es necesario.

6

3

médicos y cuatro enfermeros atienden en forma rotativa las 24 horas. Además hay en forma permanente guardias de especialistas.

Datos

“Corremos sin parar. Los recibimos cuando llegan y sabemos que podemos ligarnos un manotazo si tienen que esperar”.
“Que las clínicas los reboten también nos afecta. (...) La mitad de los pacientes que vienen tiene obra social y se atiende acá”.
3 horas
Debería extenderse la estadía de los pacientes en observación en la Guardia. Algunos pasan más de un día.
3
médicos y cuatro enfermeros atienden en forma rotativa las 24 horas. Además hay en forma permanente guardias de especialistas.
100
Niños se fichan en promedio por día. Vinculan el crecimiento de la demanda con la falta de atención en las clínicas.
Desde 6
meses hasta adultos mayores se atienden en el mismo sector del hospital. Les realizan estudios y análisis si es necesario.

Comentarios


Un paciente cada seis minutos se atiende en la Guardia del hospital de Roca