Un reginense se ordenó como sacerdote

Angel Tissot seguirá con su tarea evangelizadora en los barrios pobres de Bariloche.

Lograr una sociedad más equitativa e igualitaria es uno de los deseos del flamante sacerdote Angel Tissot.
VILLA REGINA (AVR).- En una emotiva ceremonia que fue acompañada por un importante número de fieles, un reginense se ordenó como sacerdote para continuar con su trabajo evangelizador en Bariloche, donde reside desde hace tres años.

Angel Tissot, de 34 años, cumplió con el paso de la ordenación el pasado fin de semana, en una ceremonia presidida por el obispo de Bariloche que se llevó a cabo en el anfiteatro municipal Cono Randazzo de Villa Regina.

«Espero poder seguir trabajando para lograr una sociedad más equitativa e igualitaria» señaló el sacerdote reginense, que pese a los años que estuvo fuera de esta ciudad, estuvo acompañado por conocidos de esta ciudad y también por representantes de las distintas comunidades en las que desarrollas sus actividades en Bariloche.

Tissot, hijo de una tradicional familia reginense, desde los 12 años sintió su vocación de servicio e inició su preparación para consagrarse como sacerdote. Sus estudios primarios se repartieron entre la escuela rural 105 y la 52 de Regina. El nivel medio lo cursó en el colegio Domingo Savio. Con la finalización de la secundaria, inició el seminario, en primer término en Bahía Blanca, para luego pasar a Buenos Aires donde ya comenzó a trabajar con diferentes comunidades.

Hace tres años finalizó sus estudios de teología, pero prefirió aguardar un tiempo antes de ordenarse sacerdote. En tanto pidió trabajar en Bariloche en los barrios altos, donde vive como un vecino más, e incluso es preceptor en la escuela de nivel medio ubicada en 34 hectáreas.

«En Bariloche los curas dejamos el colegio Don Bosco y nos fuimos a trabajar a los barrios altos para tratar de armar comunidades de base, que es una experiencia que surgió en Brasil en 1970 para trabajar en círculos bíblicos con la gente reuniéndonos en casas y no necesariamente en las capillas» comentó el novel sacerdote.

Pero el trabajo en el que está volcado no simplemente pasa por la misión evangelizadora de la iglesia, sino en el convivir cotidianamente con la gente, conocer sus problemas, tratar de buscar soluciones.

Por otra parte comentó que tras ordenarse «estoy muy contento, porque fue un paso dado con mucha serenidad, sabiendo dónde estoy parado, conociendo las dificultades y mis limitaciones».

La serenidad que lo acompaña se deben en parte al conocer el respaldo de la gente que lo acompañó en esta nueva etapa de su vida.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora