Una aceitada red de espionaje

Las investigaciones sobre el espionaje que realizaban los Juárez surgieron tras la denuncia del ex policía Rubén Vivas, que durante cuatro años se desempeñó en la División Informaciones de la Policía de Santiago del Estero, popularmente conocida como D 2 y «Gestapo santiagueña».

La mayoría de los testimonios calificó de «ilegales» el espionaje al que se sometía a la gente sobre «amistades, lugares que habitualmente concurrían y hasta de comentarios a través de la prensa».

Los testigos también hicieron referencia a «escuchas telefónicas» y posterior desgrabación de los diálogos que se lograban captar a través de «pinchaduras» en líneas de teléfonos, entre ellas las de empresas periodísticas del medio. La información «secreta» fue localizada a principio de 2004, en el edificio del D 2, de calle Sáenz Peña 568, de la capital santiagueña, lugar en el que la intervención federal procedió a la instalación de una oficina defensora de los derechos humanos y que el actual gobernador Gerardo Zamora mantiene su estructura.

Notas asociadas: Caso Maccarone: 'la Iglesia no teme a la verdad ni pretende ocultarla'  

Notas asociadas: Caso Maccarone: 'la Iglesia no teme a la verdad ni pretende ocultarla'  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora