Una casa que invita a quedarse



ARQUITECTURA

Este proyecto consistió en la ampliación de una casa construida en la década de 1960. La residencia se encuentra situada en un terreno con una pendiente pronunciada y una vista majestuosa hacia el horizonte en Montreal.

El concepto arquitectónico incorporó espacios cotidianos de forma tal que se pueda apreciar la vista desde todos los puntos de la casa.

El interior cuenta con espacios abiertos con luz natural. Las texturas y materiales neutros mejoran el aspecto amplio de las habitaciones.

La pileta se destaca entre los paneles de hormigón pintados de blanco, y el verde del paisaje exterior.

Fuente: Contemporist.com


Comentarios


Una casa que invita a quedarse