Una curva de aprendizaje

Cuando aquella madrugada del 20 de noviembre de 1959, en cercanías a Catriel, comenzaba a escribirse la historia del petróleo en Río Negro sin dudas que los actores de aquella historia no se imaginaban que el curso de la colonia pastoril cambiaría y con ello el “oro negro” se constituiría en un factor importante de la matriz productiva en una joven provincia, ya que el 28 de junio de 1955, se promulgaba ley 14408 por el General Juan Domingo Perón y, de esta manera, Río Negro se convertía en provincia y emprendía su camino de autonomía.

62 años han pasado desde aquel primer surgimiento de petróleo que le permitiera a la ciudad de la “catrielera” Bibiana García constituirse en la capital provincial a través del Proyecto Ley N° 477/2013. El reciente derrame ocurrido en una de las concesiones otorgadas por la provincia nos interpela a todos los actores: a la Nación, a la provincia, al Municipio, a los superficiarios (dueños de las tierras) y a la sociedad.

Una vez que surge desde “el pozo” el aceite (óleo) de piedra (petro) ya sea naturalmente empujado por gas/agua o mediante bombeo mecánico (AIB/cigüeña) en sus versiones de producción primaria/secundaria para la etapa del upstream como en la cuenca madura de los yacimientos al este de vaca muerta, el transporte o evacuación (midstream) de los hidrocarburos (carbono e hidrógeno) en sus versiones de gas y petróleo, es fundamental para agregar valor a estos productos primarios.

Como este escrito no persigue el objeto de hacer una explicación técnica de la industria petrolera de Río Negro, me detengo a pensar si los “ductos” o cañería que transportan hace 62 años la producción de petróleo, gas y agua salada merecen la atención debida, el estudio de su integridad, el análisis de sus capacidades, la investigación de nuevos métodos de evacuación o simplemente porque no se ven los caños solo les damos la importancia ante eventos como el reciente derrame.

Como todo impacto ambiental, lo primero es buscar a los responsables; ahí comienzan las hipótesis, los comentarios, las preocupaciones, la culpabilidad, la impericia y poco espacio queda para el análisis de estos 62 años de una industria que deja mucho que desear en la curva de aprendizaje para todos los actores involucrados.

Daniel Perfumo

DNI 21.940.319

Catriel


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios