Una espina prolijamente disimulada




Como era de esperar, tanto la profusa folletería, el audiovisual que resumió la historia de Altec como cada uno de los discursos y homenajes del acto eludieron prolijamente uno de los episodios que más presencia mediática le dio a la empresa en los últimos años: el juicio a sus ex directivos por una presunta estafa con facturas fraguadas.

El ex presidente (1989/2003) Guillermo Campbell y el ex gerente de la firma en Viedma Haroldo Lezcano están procesados por presunto fraude al Estado, bajo la imputación de haber adulterado facturas para sustraer de la empresa una suma cercana a los 620 mil pesos.

El secretario de Empresas Públicas de la provincia, Gabriel Savini dijo que la gestión del gobernador Miguel Saiz "ha apostado muy fuerte y ha confiado en la gente que puso al frente" de Altec, lo cual "ha fructificado en un nuevo posicionamiento de la empresa, como referente dentro de la actividad tecnológica".

En realidad el primer presidente designado por Saiz en Altec fue el abogado Adrián Brussino, que puso demasiado énfasis en la revisión de lo actuado por Campbell e impulsó varias denuncias, hasta que fue desplazado del cargo.

En su lugar asumió la actual legisladora Graciela Di Biase, quien puso paños fríos a la investigación.

Este diario le preguntó a Savini cuál es la expectativa del gobierno en relación con el juicio en marcha.

"La empresa aportó todos los elementos a la fiscalía y la expectativa es que la Justicia se expida -respondió, incómodo-, pero todo eso quedó como una etapa que no es lo destacable. Hoy lo destacable es que la empresa cumple su rol y le da trabajo a mucha gente". (AB)


Comentarios


Una espina prolijamente disimulada