“Uno no pone las manos en el fuego por nadie”

Se debe respetar el “proceso judicial en marcha”, dijo.

randazzo sobre el caso ciccone

Archivo

BUENOS AIRES.- El ministro del Interior, Florencio Randazzo, expresó ayer su confianza en la “buena fe y honestidad” del vicepresidente Amado Boudou, investigado por su presunta intervención a favor de la ex Ciccone Calcográfica, aunque afirmó que “uno no pone las manos en el fuego por nadie y tiene que ser respetuoso del proceso judicial en marcha”. Al atribuir las denuncias contra Boudou a una “operación” destinada a “debilitar al gobierno”, Randazzo rechazó terminantemente las versiones que lo señalaron como uno de quienes habría filtrado datos para perjudicar al vicepresidente. “Sería estúpido por parte de un dirigente como el caso mío, que tengo 30 años de militancia, hacer cualquier cosa de este tipo”, advirtió. Consultado por radio La Red sobre el caso que salpica a Boudou, el funcionario respondió: “Creo en la buena fe y en la honestidad de mis compañeros”, pero ante una pregunta sobre los límites de esa confianza, Randazzo resaltó: “Uno no puede poner las manos en el fuego por nadie. Me parece que uno tiene que ser respetuoso en este caso del proceso judicial que está en marcha”. “Pero convencido de que esto es parte de otra de las tantas operaciones”, reiteró, conducentes a “perjudicar al Gobierno”. Para Randazzo, “hay un antes y después luego de la irrupción de Néstor Kirchner (a la Casa Rosada). La crisis de 2001-2002 casi llevó a la desintegración de la Argentina y el nuevo modelo genera controversia, conflicto y en esto está enmarcado este tipo de operaciones”. Al manifestar su confianza en la “honestidad” de Boudou en el caso Ciccone, Randazzo sostuvo que “los que han tenido que hablar sobre este tema lo han hecho, tanto el vicepresidente de la Nación, como el titular del AFIP (Ricardo Etchegaray) o la titular del Banco Central, (Mercedes Marcó del Pont)”. Al rechazar de plano cualquier vinculación personal en datos que podrían desmejorar la posición de Boudou, en una presunta interna de la Casa Rosada, Randazzo sostuvo que frente a esto “uno se enoja, se indigna, pero estamos acostumbrado a este tipo de cosas”. “Esto está vinculado a lo que yo decía recién, a querer hacer aparecer como que hay enfrentamientos en el gobierno. Y este tipo de cosas, que perjudican a todos, tiene un objetivo que es debilitar al Gobierno ni más ni menos”, repitió. Por otra parte, la AFIP admitió ante la justicia que nunca hizo una consulta al Ministerio de Economía por la quiebra de una empresa, como sí sucedió en el caso de Ciccone cuando le pidió opinión al ex ministro Boudou para otorgar un plan de pagos de la deuda fiscal de la empresa en condiciones ventajosas y así permitir que la imprenta siguiera en funcionamiento.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora