Urgencia electoral, deuda y presiones


Pese a que todas las encuestas anticipan un desgaste de la imagen de los políticos en gestión, Gutiérrez estaría decidido a jugar un rol protagónico en las PASO.


El MPN tiene 18 votos para aprobar el proyecto de endeudamiento por $12.800 millones que envió a la Legislatura el gobernador Omar Gutiérrez como una garantía para salir del conflicto salarial con los autoconvocados de Salud y, también, como una devolución de favores a la oposición que apoyó el reclamo e intervino en las protestas. Sin embargo, no tiene los avales para que la iniciativa consiga despacho el próximo martes en la comisión de Asuntos Constitucionales.

¿Tiene apuro de que salga? Sí, lo tiene. El discurso oficial es que la foto de los ingresos de la provincia, guardada bajo siete llaves por el ministro de Economía Guillermo Pons, no alcanza ante la imprevisibilidad que otorga en el corto plazo la pandemia. También hay motivos de forma: aún consiguiendo que el proyecto salga de la comisión, con el actual calendario legislativo solo llegaría a votarse en general, mientras que el tratamiento en particular quedaría para después del receso invernal si es que el vicegobernador, Marcos Koopmann, no ajusta las fechas.

Sin embargo, el principal apuro es el político. El 24 de julio, en poco más de un mes, deben presentarse las listas de pre candidatos para las elecciones nacionales. Este fantasma no solo persigue a la interna del partido provincial, también echa sombra a la oposición y principalmente al Frente de Todos, que tiene responsabilidades territoriales con un puñado de intendentes que dependen de la caja provincial más que de otro ingreso.

También es político porque Gutiérrez está empeñado en castigar a la oposición y dejarlos en evidencia si es que no acompañan un nuevo endeudamiento, que sería necesario para cumplir los compromisos asumidos ante los gremios estatales. Incluso, son muy pocos pero los hay, que advierten sobre el pago en tiempo y forma de los aguinaldos.

Ese argumento, tibiamente expresado, contrasta incluso con los pocos números que Pons llevó a la Legislatura y que, tras la publicación de este medio, tuvieron una actualización posterior. La maniobra de coacción, ocultando los datos de marzo, abril y mayo, no solo fue un método directo de presión a los legisladores sino que se constituyó en una falta total de transparencia de los actos de gobierno, que fue disfrazada de demora en la carga de los datos producto del trabajo remoto.


La maniobra de coacción, ocultando los ingresos, no solo fue un método directo de presión a los legisladores sino que se constituyó en una falta total de transparencia


Sin embargo, no alcanzó para condicionar a los diputados de un sector del Frente de Todos y la totalidad de Juntos Por el Cambio que pidieron el retiro del proyecto a Gutiérrez. El oficialismo apunta al kirchnerismo y asegura que es una maniobra para no quedar expuestos con un voto negativo ante sindicatos y dirigentes nacionales. Y es justamente este espacio el que no tiene una posición unificada, a tal punto que el diputado Sergio Fernández Novoa advirtió a los propios con una frase casi de antología: “deberíamos empezar a hacer política sin que esas pequeñas trampas existan”, en referencia a las suspicacias que permite el manual legislativo.

El nivel de endeudamiento de la provincia es un tema sensible. Pero más preocupante es el destino que se da a esos fondos, como dice una máxima de la política: el problema no es la deuda, el problema es para qué se usa. En este caso el MPN repetirá una vieja fórmula, ahora criticada por algunos exdirigentes, y destinará los fondos para gastos corrientes: sueldos.

Tampoco es una novedad que la toma de deuda se haga en cercanía de las elecciones, lo que abre otro interrogante sobre la discrecionalidad de los fondos públicos. Ahora, incluso en el escenario proselitista, la feroz interna del MPN no le asegura al gobernador, que estaría pensando en una joven ministra como candidata, ser el conductor de la campaña.

Pese a que todas las encuestas anticipan un desgaste de la imagen de los políticos en gestión, Gutiérrez estaría decidido a jugar un rol de protagonismo aún en una arena incierta que, con el desplante a Claudio Domínguez que se recicló como candidato a concejal, puede madurar otras candidaturas con nombres que siempre suenan, como el de Rolando Figueroa.


Comentarios


Urgencia electoral, deuda y presiones