“¿Usurpación activa o inactiva?”

Vivo en uno de los barrios más marginados de Roca, el de las 827 Viviendas. A pesar de ello muchas personas luchan día a día para que los barrios locales no se estereotipen como generalmente se hace, al azar, sin conocer la realidad que acontece hoy en día. Pero, aunque a la hora de criticar todos saben que el secundario ubicado en este barrio es uno de los más problemáticos y que los descampados cercanos a la calle Chula Vista fueron usurpados hace poco más de seis meses, nadie actúa significativamente para solucionar este tipo de cosas y, aparentemente, las quejas suelen ser la mejor respuesta. Vivo en la calle San Juan o Perón (da igual). A pocas casas de aquí hace poco más de un año había una vivienda completamente deshabitada en la que no se vio a nadie desde los últimos inquilinos, pero todo cambió cuando una familia tomó la casa y los vecinos más cercanos se dedican constantemente a maltratar psicológicamente a estas personas, haciendo denuncias a diario, con lo que la policía concurre al lugar en varias oportunidades –porque tal vez no tiene nada mejor que hacer–. Ahora, ¿cuál es la diferencia entre una usurpación activa y una inactiva? Cuando se da la toma de esta vivienda todo parece ser problemático, pero sólo lo es porque esto le molesta particularmente a alguien, no por un malestar general. A nadie le molestó que durante el transcurso de un año la vivienda estuviera cerrada a nombre de un fulano de tal que nunca se vio por el lugar. ¿A alguien le interesa si hay personas con necesidades básicas insatisfechas? Pero, ¡eso sí!, si algún burócrata pierde algo todos están ahí, incluso las fuerzas públicas –que, obvio, responden a determinados sectores de poder como siempre fue–, eso es mucho más importante. Por mucho que lo queramos negar u ocultar, nuestra sociedad es innatamente individualista. No hay quienes se interesen por el bienestar general, “sólo importa que a mí me vaya bien, el resto que se arregle como pueda y que no me joda: eso es lo esencial, porque si me joden o me molestan (aunque así no fuera de forma práctica) tengo que actuar para que el equilibrio de esa situación me favorezca y quede como único beneficiado”. Sé que hoy sólo soy un joven idealista, pero muchos buenos luchadores de la sociedad comenzaron así. Espero algún día poder no sólo pensar y decir este tipo de cosas, no sólo ser un teórico, sino llevar esto a la práctica; es lo que en verdad lleva en sí un trabajo social productivo y de interés para todos. Más allá de que sólo seamos un montón de idealistas, “tenemos que empezar a hacer la diferencia y no generar diferencias”. Federico Alexander Minor, DNI 32.246.829 Roca

Federico Alexander Minor, DNI 32.246.829 Roca


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora