El Polo Tecnológico comienza a tomar forma

La infraestructura a licitar incluye pavimento, tendido subterráneo, red de incendios y conductos para fibra óptica.

13 ene 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

El Parque Productivo, Tecnológico e Industrial de Bariloche dará en menos de un mes un paso trascendente, cuando se abran los sobres de la licitación de la infraestructura, una obra financiada por el gobierno provincial con la emisión de bonos en dólares. Estará pavimentado, tendrá líneas de media y baja tensión subterráneas, conductos para fibra óptica y casi 600 parcelas para que Invap, las universidades del Comahue y Río Negro, el Conicet, el INTA, Altec y la Comisión Nacional de Energía Atómica se expandan y concentren unificados sus esfuerzos junto a los proveedores privados en 600 parcelas.

El presupuesto para las obras de la primera etapa del polo es de 285.259.145 pesos. Incluye el trazado y pavimentación de calles, veredas y ciclovía; tendidos e instalaciones eléctricos; la red cloacal; la provisión de agua potable y la de riego e incendio; un conducto tritubo para comunicaciones (incluida la fibra óptica); los desagües pluviales y el cerco perimetral.

La ciencia y la tecnología ocupan un espacio sumamente importante en Bariloche. No llegan a equiparar el movimiento generado por el turismo, pero dan empleo a miles de personas, en general de calidad.

El Polo Tecnológico está pensado en el sitio clave. Sobre la Circunvalación de la Ruta 40, a 5 kilómetros del aeropuerto por rutas y a 1,5 en línea recta, son 320 hectáreas.

La distancia del polo con la estación transformadora La Paloma, que abastece la ciudad con la línea que llega desde Alicura, es de sólo 1.700 metros. La segunda alimentación, una obra proyectada por Nación, llegará al mismo punto.

El asfalto ocupará una superficie de 56.000 metros cuadrados, una calzada de hormigón tendrá 3.900 y la ciclovía, 12.000 metros cuadrados, de acuerdo con los pliegos de la licitación, cuyas ofertas se abrirán el 23 de febrero próximo.

Los ganadores tendrán 540 días para ejecutar los trabajos.

El polo será abastecido por una línea eléctrica de media tensión (de 33 kW) y en una estación a construir habrá varias celdas de salida en 13,2 kW, con líneas soterradas.

El diseño eléctrico se completa con siete transformadores que reducirán la tensión a 380/220 voltios.

Está prevista la red cloacal de 6.200 metros lineales. En esta etapa se dejarán previstas 230 acometidas para no tener que levantar el asfalto cuando el polo comience a poblarse.

“En forma de red paralela a la de agua potable, se deberá construir una red de agua que tiene por finalidad cubrir las necesidades de riego, ataque de incendios y otros usos en donde no se necesite asegurar que sea apta para uso humano”, establecen los pliegos. Se trata de una red que alimentará 52 hidrantes contra incendios que estarán dentro de cámaras de hormigón prefabricado y con tapas de chapa de acero pintadas de color rojo.

“Red de corrientes débiles” se denomina a los conductos destinados a las comunicaciones y datos. La traza cubrirá 7.800 metros lineales con 191 cámaras de inspección. La idea es que por allí corran conductores o fibra óptica; por eso será un “tritubo” más una cuarta vena para telefonía convencional.

Como “la topografía del predio donde se asentará la etapa 1 del polo presenta lomadas y depresiones que generan algunas cuencas naturalmente cerradas”, en el proyecto se buscó que el escurrimiento no se obstruya y fluya hacia una depresión natural.

El presupuesto para las obras de esta primera etapa es de poco más de 285 millones de pesos. Los trabajos deben estar terminados en
540 días.
“El Corredor Bioceánico posiciona al polo dentro de las políticas públicas de fomento de las economías regionales”.
Extracto del Plan de Estructuración
Urbano Ambiental.
Bariloche