“Songs of experience”: U2 aprende de sus errores

La banda irlandesa editó un buen disco de rock con canciones de experiencia que suceden a las de la inocencia. Tras las críticas y las bajas ventas, Bono y & Cía. ya lo saben: este disco no se regala.

07 dic 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Resultó algo extraño que recientemente U2 fuera distinguida en Londres con el “Global Icon Award” de los premios MTV Europe. El público del Wembley Arena aplaudió de forma contenida pues, tras 40 años en el mundo de la música, U2 parecía casi fuera de lugar junto a artistas tan de moda como Shawn Mendes o Stormzy.

Hace años, su líder, Bono, dijo una entrevista a la revista “NME” que la banda se encontraba desde el punto de vista musical “al borde de la irrelevancia”. Además, en su última gira, U2 recurrió sobre todo a temas de su exitoso álbum “The Joshua Tree”, que data de 1987. Con “Songs Of Experience”, que sale a la venta hace una semana , quieren demostrar que no sólo viven de las glorias pasadas.

El décimo cuarto álbum de estudio de U2 tiene un arranque profundamente melancólico. Bono canta con voz casi frágil “this is no time to be alive” (no es momento para estar vivo) en el primer tema del disco: “Love Is All We Have Left”. ¿Alude con ello a la frustración por el escarnio público que supuso ver su nombre en los “Paradise Papers”, sobre paraísos fiscales y presuntas maniobras de fraude fiscal? Muchos lo tacharon de hipócrita, pues hasta ahora Bono siempre había mostrado su activismo por diversas causas sociales.

Quizá, no obstante, se refiera al grave accidente de bicicleta que tuvo hace un par de años, o al linchamiento digital de su anterior trabajo, “Songs Of Innocence”, que los usuarios de iTunes recibieron descargado en sus dispositivos sin haberlo pedido. El disco fue un fracaso comercial, algo que apenas sorprendió en el marco de lo que han sido unos turbulentos años para Bono y U2.

Sea a lo que sea a lo que el cantante se refiera, sus “Songs Of Experience” son para él un asunto muy personal, y la banda ya lo ha dejado claro en las entrevistas promocionales. Las canciones son como cartas de Bono a sus seres queridos. En “Love Is All We Have Left” no se escucha ninguna batería, ni ninguna guitarra. La voz de Bono tan sólo está acompañada de unas cuerdas, el bajo y un sintetizador. Se trata de un hermoso comienzo a pesar de que sobra el efecto “auto-tune” en su voz, tan habitual en otros artistas como Rihanna o Kanye West.

La tranquilidad melancólica se deja atrás con el tema “Lights Of Home”, en el que emplea a fondo la guitarra. Suena incluso angustioso cuando se le escucha cantar: “I shouldn’t be here cause I should be dead” (No tendría estar aquí, porque debería que estar muerto). Según The Edge, uno de los guitarristas del grupo, el álbum refleja también una “experiencia próxima a la muerte” que vivió un grupo de la banda el año pasado, de la que no dijo nada más. Sin embargo, “Lights Of Home” se convierte pronto en una himno lleno de ritmo, positivo y con un estupendo final con un coro silbando.

Entre los 13 nuevos temas figuran algunas melodías con gancho. Y si canciones como “Get Out Of Your Own Way” o “Red Flag Day” suenan a bandas como The Killers o Coldplay, conviene recordar que U2 fue el ejemplo y la inspiración de los grupos que hoy están en la vanguardia.

En “Songs Of Experience” se puede escuchar como artistas invitados a algunos de sus herederos, aun cuando no lo sean de forma directa. Ahí está el caso del rapero Kendrick Lamar, que proporciona la introducción al tema roquero de protesta “American Soul”. Y quien quiera escuchar a Lady Gaga en “Summer Of Love” tendrá que aguzar el odio. En estas colaboraciones al parecer se trata más de nombres que de una verdadera contribución musical.

El lento proceso de creación con diferentes productores no ha dañado el álbum. U2 siguen poniendo el acento en la calidad, en la música rock bien producida y en melodías que calen. El ejemplo de ello es el single “You’re The Best Thing About Me”, concebido para sonar a lo grande en los estadios de fútbol. Cuando lo presentaron en directo en su última gira todavía era demasiado nuevo, pero ahora se puede ver a Bono encarando con el micrófono al público mientras miles de personas corean el estribillo. De todas formas, U2 ha aprendido de los errores: “Songs Of Experience” no se regala.

El lento proceso de creación con diferentes productores no dañó el álbum. U2 sigue poniendo el acento en la música rock bien producida.
Londres

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección