Bachelet envió al Congreso el proyecto de matrimonio igualitario

Contempla la adopción de menores por parte de parejas homosexuales. “La igualdad no admite matices ni prejuicios”, dijo ayer la presidenta de Chile.

Las presidenciales y parlamentarias se celebran en noviembre y es improbable que el proyecto alcance a ser aprobado por la actual legislatura.

29 ago 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

La presidenta chilena Michelle Bachelet dio ayer un paso más en su ambicioso plan de reformas sociales al enviar al Congreso el proyecto de ley de matrimonio igualitario que contempla la adopción de menores por parte de parejas homosexuales.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias se celebrarán en poco más de dos meses, el 19 de noviembre, por lo que es improbable que el proyecto alcance a ser aprobado en la actual legislatura, según admitieron dirigentes del Movimiento Liberación Homosexual (Movilh), que celebraron, empero, la inicitiva.

En un nuevo intento por derribar viejos modelos , el proyecto de matrimonio igualitario plantea, entre otros puntos, cambiar la definición del matrimonio en la actual legislación como el vínculo “entre un hombre y una mujer” por la unión “entre dos personas”, explicó ayer Bachelet en una ceremonia en La Moneda, la sede del Ejecutivo.

De convertirse en ley, “un niño o niña podrá ser adoptado indistintamente por un matrimonio heterosexual u homosexual por el solo hecho de ser cónyuges, sin necesidad de modificar la ley de adopciones”, aclaró la mandataria socialista.

“Lo hacemos con la convicción de que la igualdad no admite matices ni prejuicios, en la certeza de que no es ético ni justo poner límites artificiosos al amor o negar derechos esenciales solo por el sexo de quienes integran una pareja”, justificó la Jefa de Estado.

Desde 2015 está vigente en el país el Acuerdo de Unión Civil (AUC), una ley que permite a dos personas del mismo sexo que conviven o deciden vivir juntas celebrar un contrato con el fin de regularizar los aspectos jurídicos, como herencias y pensiones, pero no pueden adoptar.

Al igual que la interrupción del embarazo en tres causales, la iniciativa sobre el matrimonio homosexual es una de las promesas de campaña de Bachelet, quien concluye su segundo mandato en marzo de 2018. Antes gobernó entre 2006 y 2010.

“Como Movilh proyectamos una discusión de dos años una vez (que) el proyecto ingrese (al Congreso)”, sinceró hoy el vocero del organismo Óscar Rementería.

Un poco más demoró el trámite legislativo para que fuera aprobado el proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo cuando exista riesgo de vida para la madre, inviabilidad del feto o violación, uno de los proyectos emblemáticos de Bachelet.

Tras ser aprobado por el Congreso luego de dos años y medio de discusión parlamentaria, la derecha llevó el asunto al Tribunal Constitucional (TC) para pedirle que lo declarase inconstitucional.

Sin embargo, la semana pasada la Corte rechazó el pedido y la iniciativa quedó ahora lista para su promulgación.

Chile es uno de los pocos países del mundo donde el aborto está prohibido en cualquier circunstancia. Incluso su práctica es castigada con cárcel. La iniciativa era apoyada por más del 70 por ciento de los chilenos, según encuestas recientes, a pesar del fuerte rechazo de las Iglesias cristianas y de los sectores más conservadores del país.

“Solución amistosa”
en el país vecino
Con este proyecto de ley se da cumplimiento también a la “solución amistosa” alcanzada entre el Estado de Chile y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, después de que la organización que defiende los derechos de las minorías sexuales en Chile lo demandara ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Santiago de Chile

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de ésta sección