Cumple dos años el tren que hizo más fácil cruzar el puente carretero

El 22 de julio de 2015 salió desde Neuquén hacia Cipolletti la primera formación con 210 pasajeros. Más de mil personas lo utilizan diariamente.

Los usuarios destacan la rapidez, la comodidad y el bajo costo. El pasaje con SUBE cuesta cuatro pesos y sin tarjeta sale siete. Piden la extensión del recorrido.

12 jul 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

“Antes del tren me movilizaba en colectivo, pero es extremadamente caro comparado con el tren. Con lo que sale ir a Cipolletti en colectivo voy cuatro veces en tren. Además siempre voy sentado, con el aire acondicionado o con la calefacción”, expresó Diego Sánchez, mientras esperaba en uno de los bancos de la estación del tren.

Desde que se inauguró el servicio del Tren del Valle que une las localidades de Neuquén y Cipolletti se convirtió en una opción que utilizan más de mil pasajeros todos los días. Próximo a cumplirse dos años de su inauguración los usuarios destacaron que es más cómodo y económico que el colectivo interurbano y pidieron que se extienda a otras localidades el recorrido.

Sánchez que viaja diariamente hacia Cipolletti por cuestiones de trabajo comentó que “es fabuloso andar en tren, el único problema es que han cambiado los horarios como tres o cuatro veces. Antes había más frecuencia. Yo creo que se va a ir acomodando de a poco hasta que esté estabilizado y ya después no vamos a tener ningún inconveniente. Pero más allá de eso el servicio funciona muy bien”.

Lucia Moratti, es oriunda de Cipolletti, y emplea diariamente el servicio para volver de su trabajo en Neuquén. “Lo utilizó sobre todo al mediodía. A veces a la mañana. Antes con el horario viejo lo tomaba todo el tiempo. Voy del trabajo a mi casa”. Indicó que siempre trata de venirse en tren porque “vas mucho más cómodo, es más limpio, llega más rápido y es más barato que el colectivo”. Contó que “generalmente va sentada, salvo en las primeras salidas de la mañana que son los que van llenos”.

Por su parte, Gloria Arévalo, que vive en Senillosa, y toma dos veces a la semana el tren luego de venir en colectivo hacia Neuquén, dijo que lo usa “por una cuestión de salud más que nada. En el cole por ahí no tenés asiento. Y estoy embarazada de 5 meses y en el tren voy más cómoda aparte de la diferencia que es en plata”. Expresó que le “encantaría que el tren llegue hasta Senillosa. Iría directamente de allá hasta Cipolletti, donde doy clases particulares”.

Actualmente el tren de lunes a viernes dispone de 16 servicios, ocho salidas parten de Neuquén hacia Cipolletti, y otras 8 salen de la ciudad rionegrina a la capital neuquina. Los sábados las frecuencias se disminuye a la mitad.

Pese a que se está por cumplir dos años del viaje inaugural no faltan los que suben al tren por primera vez . “Lo estoy tomando ahora para hacer unos trámites en Cipolletti. Es la primera vez que lo tomo. Voy a ver si es más cómodo viajar en tren como dicen”, comentó Abel en el andén.

Las promesas que
no se cumplen
El viaje inaugural fue el 21 de julio de 2015 y partió de la estación de Neuquén hacia Cipolletti, con 210 pasajeros. Mientras algunos auguraban una corta vida al servicio, se prometía una extensión primero hasta la terminal de ómnibus de Neuquén, luego a Plottier y después a Senillosa. Después se habló de conectar a través de las vías Chichinales y Senillosa.
Nada de esto se cumplió.
Neuquén