San Juan: se prevé que la mina Veladero vuelva a funcionar en junio

Inyectaron una nueva inversión de 500 millones de dólares y prometieron mejores sueldos.

19 may 2017 - 18:17
Comparte esta noticia

La mina sanjuanina de oro y plata Veladero podría reactivarse plenamente en junio si las condiciones meteorológicas permiten la continuidad de los trabajos exigidos por el gobierno, para lo cual la empresa está aplicando una inversión de unos US$ 500 millones.

Así lo anunció hoy, el ministro de Minería de San Juan, Alberto Hensel, quien explicó que la empresa Barrick Gold, que opera la mina (asociada desde abril a la china Shandong Gold), “está llevando adelante los trabajos exigidos, pero con interrupciones por los temporales de nieve que se vienen registrando en la zona”.

Veladero está parcialmente paralizada desde fines de marzo por orden del gobernador Sergio Uñac, cuando se produjo el tercer derrame de líquidos cianurados en un año y medio.

Hensel precisó que además de reparar y adecuar el actual valle de lixiviación de la mina sanjuanina, Barrick deberá trabajar “en un nuevo valle con membranas y tuberías renovadas, sistemas de monitoreo y válvulas también nuevos, y todo lo necesario para garantizar seguridad, producción y cuidado del ambiente”.

Actualmente, dijo el ministro, la compañía “está arreglando el valle con todas las exigencias que les hemos realizado”, y ya está presentado el proyecto de ingeniería del nuevo valle de lixiviación, que se está evaluando desde el punto de vista hidráulico, sísmico y estrictamente minero”.

Respecto de la adecuación del sistema operativo de extracción de oro y plata en la mina, Hansell dijo que se están cambiando las tuberías y corriendo su ubicación hacia el centro del valle, para tener más seguridad en su operación.

Serán 7 cañerías en vez de las 5 actuales y con tubos de altísima resistencia, con acoplamiento del tipo de termofusión y no por acoples simples”, precisó el ministro de Minería sanjuanino.

Hensel agregó que “también se están instalando “válvulas de corte para que, ante cualquier eventualidad, inmediatamente se pueda cortar el flujo de solución y no tengamos los inconvenientes que hemos tenido”.

Del mismo modo “se está construyendo una segunda barrera de contención con la impermeabilización correspondiente en el canal de contingencia que corre por el lado sur del valle”, de manera que, si ocurriera algún incidente, los líquidos peligrosos no salgan de la zona segura.

El ministro sanjuanino explicó a Télam que “el mayor desafío es la instalación de una caja de transferencia para mejorar sustancialmente el manejo de todo el sistema de tuberías, que es donde se han generado los inconvenientes”, lo cual “es algo que exige un nivel de ingeniería de altísima gama mundial”.

Mientras se realizan los trabajos de readecuación del valle de lixiviación, lo que se está haciendo es el proceso de minado, “que es sacar el mineral del cerro y acumularlo en el valle, sin someterlo al proceso de lixiviación, que es lo que tienen prohibido”.

Además, el centro de procesos de la mina “está extrayendo la solución rica que quedó en las cañerías después de la paralización del proceso”, porque “el valle de lixiviación es una superficie muy grande con kilómetros de cañería, que guarda aún los líquidos en su interior”.

A pesar de las reformas, Hensel dijo que “después de esto hay que seguir trabajando con las mejoras” porque, según admitió, “Veladero perdió la productividad que tuvo en su mejor momento, empezó a notarse el desgaste natural de sus estructuras por el transcurso del tiempo”.

El ministro recordó que la mina fue diseñada para unos 12 años, pero “el potencial geológico minero de San Juan, acompañado por la exploración que fueron haciendo en el transcurso de la operación de Veladero, permitió extender su vida útil”.

Indicó luego que “tenemos que recuperar los niveles de producción que tenía, pero cada vez con mayores niveles de seguridad, de manera que podamos lograr un equilibrio entre la producción y el cuidado del medio ambiente y la seguridad de las personas”, ya que definió que “esto es fundamental si queremos consolidar la actividad minera”.

Hensel precisó que, por la suspensión de actividades, la empresa tiene pérdidas de producción de unas 60.000 onzas por mes, multiplicadas por unos 1.200 dólares, que es el valor de la onza en los mercados internacionales.

Prometieron más empleo y mejores salarios

La empresa canadiense Barrick Gold se comprometió a generar 1.000 nuevos empleados hasta fin de año y a aumentar los salarios de los trabajadores que menos cobran, una vez que se retomen las actividades suspendidas dos meses atrás.

“La idea es que la empresa permita desarrollar a más proveedores locales, que haya más apertura, que la gente pueda acceder mas fácilmente a generar oportunidades laborales y de desarrollo de pymes”, explicó el ministro de Minería de San Juan, Alberto Hensel.

El aumento de personal y salarios forma parte de las exigencias planteadas a la empresa por el gobierno provincial en cuanto al programa socio-comunitario paralelo a la explotación.

Puntualizó en ese sentido que “ya se incorporaron unas 700 personas de las comunidades de Jáchal y de Iglesia, en las que tiene influencia el emprendimiento” y que “deben llegar a 1.000 antes de fin de año”.

Hensel dijo que “esto es fundamental, porque debe ser una oportunidad de trabajo para la gente de la zona”, y anticipó que la empresa “le va a exigir a los contratistas que tengan mano de obra local”.

El ministro adelantó, por otra parte, que el gobierno de San Juan exigirá que “haya un proceso de nivelación hacia arriba de los salarios, porque no puede ser que unos trabajadores cobren 40.000 pesos y otros 20.000 por la misma tarea”.

“Todo surge del encuadramiento sindical que hacen los subcontratistas: nosotros entendemos que en la minería tiene que ser el mismo (salario) para todos, por una cuestión de estricta justicia”, concluyó Hensel.

Télam

TAGS.

Últimas noticias de ésta sección