3 puntos para entender un Mundial que no deja de sorprender

Brasil siguió la lógica, pero las eliminaciones de grandes potencias sorprendieron a los hinchas. ¿Qué pasó?

Este Mundial es distinto a los demás. Lo saben España, Alemania y Argentina, entre otros. Ya no alcanza con ser, ahora también hay que parecer… y demostrar. Y hay al menos tres puntos claves para comprender por qué las potencias ya no ganan con la camiseta y, sobre todo, por qué los equipos “chicos” cuentan con las mismas chances que cualquiera para dar pelea.

1 – El orden por encima de todas las cosas

Es el Mundial de la disciplina táctica. Hay una queja generalizada respecto a que “todos juegan parecido”, algo que suena lógico si entendemos que los esquemas son mayoritariamente defensivos y que los pequeños equipos han entendido que es más fácil ganar cuando se tiene firmeza en la defensa, movilidad y pases seguros en el medio, y certeza en la zona de fuego.

Sorpresivamente, el anfitrión Rusia es uno de los exponentes de esta línea de pragmatismo. No juega lindo, pero hace lo que tiene que hacer. Defiende bien, genera situaciones en el medio y arriba está afinado. Sabe interpretar los momentos del partido y generalmente hace lo necesario. Ni menos, ni más. Es momento de ser prácticos…

2 – La pelota parada, fundamental

“No entrenamos pelota parada, porque no te define un partido”. Eso dijo Jorge Sampaoli. Por más inverosímil que suene, eso dijo el técnico de la Selección en el Mundial. Y no en cualquiera: en un Mundial donde la pelota parada asoma como el arma principal de varios equipos.

Uruguay es el máximo exponente. Durante la fase de grupos exprimió esa receta, y en octavos supo aprovechar sus otras armas para sacar adelante un compromiso duro. Tiros libres, penales, córners y hasta laterales han sido fundamentales para avanzar, pero Argentina tenía como tirador de córners al que más cerca estuviera de la esquina…

3 – Al fútbol se juega con un 9 goleador

Harry Kane, 5 goles. Romelu Lukaku, 4 goles. Artyom Dzyuba, 3 goles. Diego Costa, 3 goles. Edinson Cavani, 3 goles. Sólo mencionamos 5 centrodelanteros, pero ya sumamos 18 gritos de gol. Hoy más que nunca, tener un “9” puro es fundamental.

Incluso aquellos delanteros que no se posicionan en el centro del área pero que tienen un buen pasar goleador son fundamentales. Y si no, basta con mirar los 16 goles que suman Cristiano Ronaldo, Denis Cheryshev, Kylian Mbappé, Eden Hazard, Philippe Coutinho y Neymar; por ejemplo.

¿Argentina? Dos goles de Agüero, uno de Messi, uno de Mercado, uno de Di María, y uno de Rojo. Y jugó el partido decisivo sin un delantero central…


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios