7.000 kilómetros por la América andina

Seis empresarios colombianos unieron Bogotá con la región y van rumbo a Buenos Aires. "No hay nada que se parezca a Bariloche", dijo uno, prometiendo volver.





CIPOLLETTI (AC).- «Aquí nos sentimos como si estuviéramos en casa. La gente nos para en las rutas, saca fotos, filma. El trato es muy deferente y amistoso», enfatizó Germán Giraldo (54), uno de los seis empresarios colombianos que realizan un viaje fantástico, de 7.000 kilómetros, en poderosas motos, uniendo dos grandes capitales, Bogotá y Buenos Aires. Aunque sintiendo el impacto de lugares turísticos emblemáticos como Quito, el Norte Grande chileno, Nazca y Machu Pichu en Perú, la rionegrina Bariloche con sus lagos y el cerro Catedral «nos pareció maravillosa. Algo que nunca habíamos visto».

La delegación de motos marcha acompañada por otra familia que se moviliza en una 4×4 Hyundai, que cierra la atípica y casi increíble caravana.

Van en las seis Suzuky 650 V-Strom con motores bicilíndricos, todas color negro, Germán Giraldo, sus hermanos Eduardo y Juan David, sus dos cuñados Alberto Ospina y Felipe Giménez y su yerno Agustín Londoño, y los seis son ejecutivos o jerarquizados de empresas importantes.

El mayor tiene 54 años (Felipe) y el menor 30 (Agustín).

La presencia de los colombianos se hizo notoria en la capital neuquina y en Cipolletti, donde pararon en un hotel próximo a la plaza San Martín en el crepúsculo del miércoles.

Las motos negras y alineadas, los viajeros vestidos todos iguales, con ropas oscuras y térmicas (mantienen una temperatura estable en calor y frío) y los curiosos arremolinados los pusieron en foco de atracción. Habían llegado de Bariloche y estaban haciendo una posta antes de seguir hacia Buenos Aires, la que recorrerán «de pe a pa» hasta el 3 de febrero, día en que retornarán vía aérea a Colombia, pues los vehículos serán enviados en barco.

Salieron el 2 de enero de Bogotá y en promedio viajan unos 600 kilómetros por día, con un descanso, para recorrer, disfrutar y conocer, de 24 cada 48 horas.

«El hecho de que vayamos en familia hace mucho más interesante todo, pues compartimos los momentos buenos y también alguna que otra pequeña angustia», confesó, aunque dijo que en líneas generales «todo nos está yendo muy bien».

En la conversación -en la vereda del hotel- puso de relieve que son miles los colombianos que desde hace al menos dos años eligen Argentina como punto turístico central, no sólo por la conveniencia del cambio monetario sino porque desplazaron de sus objetivos el norte de América. «Parece que nos ven allá con otros ojos. Por eso estamos con ustedes», argumentó.

«No hay nada que se parezca a Bariloche», enfatizó Germán, prometiendo volver.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
7.000 kilómetros por la América andina