A Santino le dieron el alta pero sus padres no tienen casa

Tras una asombrosa recuperación, los médicos de la terapia pediátrica del hospital zonal le dieron el alta a Santino. Sin embargo, no puede irse todavía porque sus padres no consiguen un lugar para vivir.

Tras el incendio que destruyó la madrugada del 7 de agosto último el departamento que alquilaban en la avenida San Martín al 100, se quedaron en la calle.

Los padres de Santino también estuvieron internados. La directora del hospital, Mercedes Iberó, recordó ayer que el papá del bebé había ingresado con una aguda intoxicación por inhalación de humo.

“El hombre tosía y escupía humo negro. Era tremendo”, sostuvo. Hugo Ermeti estuvo unos días internado en un sanatorio y ya le dieron el alta. Su señora, Yanina Coduri, se recuperó rápidamente.

“Estamos buscando alquiler”, explicó Hugo en dialogó con “Río Negro”.

El viernes apuró el paso para conseguir una revista de clasificados que se distribuye gratis en un local de la calle Mitre. Llegó acompañado de su padre y una hermana, que viajaron 3.000 kilómetros desde su Concordia natal, en Entre Ríos, para no dejarlo solo. Golpeó puertas en el municipio y en alguna delegación de Provincia, pero no se abrieron.

Hugo sufre al recordar esos minutos de intenso dramatismo que casi le cuestan la vida a su familia. “Yo lo único que quería era salvar a mi familia, señor”, repite.

Hugo y Yanina se conocieron en Concordia. Pero él se vino a probar suerte a Bariloche.

Se radicó hace algo más de un año y trabaja como parrillero. Yanina llegó a esta ciudad hace apenas ocho meses. “No pedimos que nos regalen nada, sólo necesitamos un lugar para alquilar a un precio razonable”, pidió Yanina, que desde hace una semana vive en la terapia pediátrica con su bebé.

Están agradecidos de todas las personas que ayudaron. No saben el nombre de los jóvenes que los asistieron ni del taxista, pero los tienen siempre presentes. También al personal del hospital.

“A todos los que nos han ayudado en estos momentos”, expresaron. Santino se aferra a su madre en el pasillo de la sala de terapia pediátrica. No la quiere soltar. Yanina lo contiene y lo acaricia. Asegura que juntos, con su marido y su pequeño, saldrán adelante.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora